SI TOMAS NO MANEJES


2do esfuerzo

 

El carro sport del señor Robles devoraba kilómetros en la amplia autopista, el velocímetro marcaba más de 180 kilómetros por hora, el hombre con la vista fija en la carretera lucía una cara de preocupación, las marcas en su frente así lo denotaban, una suave música se perdía dentro del automóvil opacada casi en su totalidad por el ruido de la poderosa máquina,  Robles aferraba sus manos al volante y su pie derecho al acelerador, necesitaba llegar a su destino a la mayor brevedad posible, en su garganta se había formado un nudo desde el momento en que había escuchado la noticia de que en un hospital capitalino; estaba gravemente herido el gran amor de su vida,  en cuanto escucho la noticia no lo pensó demasiado salió de su oficina subió a su carro y se dirigió a toda velocidad hacía la carretera que le llevaría hasta la capital. Sus ojos permanecían secos, no debía llorar eso le retrasaría para llegar al lado de Ray, necesitaba estar a su lado, como si al estar juntos pudiera contagiarle su vitalidad y sacarlo del sufrimiento en el que estaba, el médico que se había comunicado con él sólo le dijo que Ray había sufrido un accidente automovilístico y estaba grave en un hospital, tomo apresuradamente la dirección de este y salió rápidamente para estar a su lado.

-El chico es fuerte seguro saldrá librado de esta, aunque el impacto fue muy fuerte el otro conductor venía bastante tomado-  José Robles se encendió ante las palabras del médico, -Seguro una fianza y saldrá libre, hasta que mate a alguien y entonces sólo será crimen imprudencial-  El médico vio comprensivamente a José, -Desgraciadamente así son nuestras leyes- José le miró realmente furioso –Sí mientras nos conformemos con eso, eso nos darán, ¿Cuánto tiempo tardará la operación?- El médico miro el reloj de la pared –Unas cuatro horas-  -Bien iré hacer una visita a ese asesino- el médico le puso la mano en el hombro –No vaya hacer ninguna locura, nada ganará con eso- José lo miro retadoramente y se libró de la mano que se apoyaba en él –le aseguro que lo que voy hacer es lo que deberíamos hacer todos en estos casos-  sin decir más salió del hospital y subiendo a su auto se dirigió hacia la delegación de policía, no sin antes llamar a su abogado.

-Lo siento abogado, pero no será usted quien me indique como debo hacer mi trabajo- el abogado miro al ministerio público con cierta burla, -Con todo el respeto que usted me merece, pero en el acta está usted poniendo accidente- Y disculpe tengo pruebas evidénciales que no una sino varias veces se les ha dicho a estos imprudentes que no manejen borrachos, así que exijo se trate como un intento premeditado de asesinato- El ministerio público miró al abogado como si le estuviera hablando en algún idioma totalmente incomprensible –Abogado lo que usted solicita está totalmente fuera de contexto- el abogado sonrió –Nada de eso, todo lo contrario mire por favor estos artículos en el código penal, los cuales me dan toda la razón- más que tomar el libro lo arrebató, el abogado con gran tranquilidad le señalo los artículos a los cuales hacía alusión, estuvieron discutiendo por un buen rato hasta que el abogado logró que el acta tuviera precisamente los conceptos adecuados para que el chófer causante del accidente no pudiera salir bajo fianza.

José estaba desencajado ante las noticias que le daba el médico –De verdad lo siento mucho pero el joven le costará bastante volver a caminar- su voz sonaba entrecortada, no podía dar crédito a lo que escuchaba –Pero usted me había dicho- el médico le interrumpió –Si, pensábamos que todo estaba bien pero al operar vimos graves lesiones en la columna-  pudimos detener la hemorragia interna pero lo de la columna es mucho muy grave- José voltio a ver a su abogado que le acompañaba, -No se preocupe, esto será un agravante más, le aseguro que ese asesino en potencia no saldrá tan fácilmente de la cárcel- Los ojos de José se habían nublado en llanto, el abogado discretamente se retiró al igual que el médico, dejándole solo en el medio del pasillo, miro por la ventana y le pareció que el sol se nublaba por completo, su querido niño estaría invalido, era algo que le partía el corazón.

Ray no podía entender como era que en un momento toda su vida había cambiado por completo, él que siempre se proponía a llevar una vida moderada y sin excesos había sido víctima de un borracho irresponsable que sin ningún motivo se había impactado en su auto dejándole invalido, José intentaba animarle sin resultados positivos, para Ray su vida había sido cortada a los 24 años, no se podía resignar a estar en una silla de ruedas por culpa de un irresponsable, José buscaba las palabras que pudieran ayudarle –Entiende por favor querido, muchas veces las peores cosas pasan por algo bueno, no debes permitir que tu mente negativa haga presa de ti, así sólo te estás amargando y el único perjudicado eres tú, ¿nunca has pensado que si esto le hubiera pasado a otra personas sin la preparación suficiente, ese maldito estaría en la calle?, nosotros podemos ser la pauta para que este tipo de personas reciban el castigo que se merecen, velo así y seguro te será menos doloroso- Ray lloraba en silencio las palabras de José no le animaban lo suficiente, para él sólo había una cosa que era cierta, no volvería a caminar, se quedó meditando sobre las palabras de José, más no lo animaba, José continuó –Amor tienes dos opciones, te quedas haciendo de tu vida un infierno o te levantas como un guerrero y le demuestras al mundo de que estás hecho, tú eliges la depresión o una grandeza de espíritu, en ti está tu futuro en nadie más, yo estaré siempre a tu lado, pero eso no creo que te sirva de mucho si tú mismo te abandonas, decide; les das la razón a tus enemigos de que eres un gay que no tiene carácter o demuestras que eres todo un hombre y que una silla de ruedas no te va a vencer- José se limpió con rabia las lágrimas que bañaban su rostro y viendo a José con un gran coraje dijo –Tienes razón esta pinche silla no podrá conmigo, saldré adelante seré un guerrero- ambos se abrazaron sabiendo que el futuro dependía tan sólo de su fortaleza.

Seamos responsables por favor si vamos a manejar no tomemos y si lo vamos hacer dejemos el carro y usemos taxi, el mundo te lo va agradecer.

Etiquetado:

excelente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: