¡CUIDADO CON QUIÉN DECIDES COMPARTIR TU VIDA!


85

 

La luz de la luna entraba por el amplio ventanal del departamento, iluminando cada rincón de la fabulosa estancia,  los modernos muebles parecían lucir aún más con la luz indirecta que les inundaba, las fotos en blanco y negro que adornaban las paredes parecían cobrar vida, como si los rayos de luz tuviesen una magia oculta que les diera vida, sobre el gran sofá estaba inerte un cuerpo desnudo de hombre, sus músculos marcados a la perfección, su larga melena desparramada sobre el cojín, los rasgos de su cara eran perfectos, los de un hombre verdaderamente atractivo, sus genitales caían hacía un lado en forma despreocupada, más que una realidad, parecía que uno de los personajes de las fotografías hubiese bajado tirándose sobre el mueble, la noche estaba totalmente en calma, ningún ruido demasiado ostentoso interrumpía el sueño del ocupante de aquel departamento, sólo leves silbidos de grillos y algún sonido de una ave nocturna eran el acompañamiento de aquella silenciosa noche.

Una sombra encapuchada se paró frente a la puerta del departamento,  de su chamarra de piel saco una llave y se introdujo en él, sigilosamente camino por la estancia iluminada, caminaba con seguridad como de alguien que conoce bien el lugar, descubrió el cuerpo del hombre desnudo, se colocó precisamente tras de él, sacó una navaja y sin pensarlo demasiado cortó su garganta, la sangre invadió el espacio, el hombre se retiró y sacando un saco de manta empezó a guardas cosas en él, saliendo tranquilamente con su carga por la misma puerta que había entrado.

Un mes antes: Roberto era un exitoso publicista, el cual contaba con su propia agencia de publicidad, soltero y reconocido gay, vivía solo en un elegante departamento en una de las zonas más elegantes de la ciudad, manejaba un elegante carro descapotable, si todo esto fuera poco era sumamente atractivo, lo que le daba la oportunidad de obtener muchas aventuras con los chicos que el decidía. Una tarde al salir de su oficina se encontró en el estacionamiento a un muchacho bastante atractivo, enfundado en unos vaqueros que le hacía lucir muy bien su trasero, miro sus ojos claros con una chispa de picardía, se le acercó y le invitó a dar una vuelta en su flamante carro, el chico aceptó de inmediato, su plática fue amena, Roberto estaba encantado con Damián, le invito a su departamento e hicieron el amor, le pareció muy tierno y en pocos días vivían juntos, Dimían resulto un chico que no hacía nada pero Roberto le daba todo cuanto quería,  la verdad era que estaba encantado con su belleza física, aunque no hubiera nada hermoso ni en sus pensamientos ni en sus acciones, Roberto como estaba ocupado en sus negocios no quería percatarse de la forma de ser de su compañero,  lo que para él era realmente importante es contar con su disponibilidad para ser poseído, en si lo demás lo resolvía con regalos y dejándole hacer lo que  bien quisiera.

Damián fuera de agradecer los regalos de Roberto sentía cada vez una mayor envidia por él, era guapo, varonil y rico, sólo le daba aquello que le sobraba, este sentimiento fue creciendo en él como un veneno que invadía todos sus sentidos, al grado que cuando era poseído su odio crecía, un día su rabia llegó al límite y despotricó contra Roberto, acusándole de engreído, vanidoso y que ya estaba harto de compartir una vida con él, por lo que tomo sus cosas y se fue. Roberto sólo lo tomo como una rabieta por parte de su compañero,  no le dio importancia, ni siquiera se preocupó de solicitarle las llaves del departamento o cambiar las chapas, fue así como una noche invadido por el odio y la envidia había entrado al departamento y le había quitado la vida aquel que según él le había hecho tan infeliz, llevándose cuanto pudo pues sentía que lo merecía por el tiempo que le había soportado. La policía no tardó mucho en dar con Damián y meterlo a la cárcel, donde padeció violaciones y cosas mucho peores a soportar a un ejecutivo que sólo le complacía.

La mente humana está llena de recovecos, no sabemos cuáles serán sus reacciones, por eso la importancia de estar muy atentos antes de hacerse de una pareja o compañero de departamento, no sabemos cuáles son los sentimientos que inspiramos, es bueno conocer a la familia y los valores que se hayan trasmitido al ser que hemos elegido para compartir nuestras vidas, no todo es belleza, los pensamientos y valores son básicos para lograr una felicidad real. Mis mejores deseos para todos mis lectores, se les quiere y mucho

Etiquetado:

excelente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: