LOS RIESGOS DE UN ACOSTÓN


140

Era una tarde bastante agradable, el clima estaba delicioso, no hacía demasiado calor pero el suficiente para andar con ropa cómoda, Gustavo paseaba por el popular parque de los venados, enfundado en su pantalón blanco muy ajustado mostrando sus glúteos y su bien formadas piernas, no se podía negar que se trataba de un chico bastante bello, el cual disfrutaba llamando la atención, un hombre de unos 40  años fijo su mirada en él, luego comprendió que se trataba de un chico gay buscando una aventura, por lo que sin pensarlo demasiado se le acercó y lo saludo –Hola- Gustavo lo miro con cierto descaro –Hola, ¿Qué haciendo?- el hombre contestó –Paseando y buscando alguien interesante con quien platicar- Gustavo vio en aquel hombre una posible aventura, era bastante guapo y alto, además vestía traje bien cortado y se veía que era un ejecutivo prospero, -Pues ya me encontraste ¿Tienes lugar?- el hombre barrió con la mirada a Gustavo y le contestó –Si vamos en mi auto- Gustavo se dejó llevar estaba muy excitado sobre todo cuando vio el auto último modelo y de los caros, se subió en él sintiendo que estaba junto a su príncipe azul,  el hombre dirigió el automóvil hacía las afueras de la gran ciudad y en un mirador se estacionó y se sacó el pene –A chupar puto- Gustavo estaba tan excitado que la orden dada por el hombre le aumento la excitación aún más y comenzó a chupar el gran falo, el tipo le tomo de la base del cráneo a fin de que todo su pene entrara hasta su garganta, Gustavo sentía que se ahogaba pero el hombre no le permitía que se sacara nada, la desesperación se hizo presa de Gustavo quien empezó a manotear pero el hombre apretaba con más fuerza la cabeza contra sus genitales, de pronto el vomito se vino a la boca de Gustavo, más el hombre no cedía y le seguía apretando contra él, cuando sintió que le estaba bañando del contenido de su estómago el hombre le separo de él y le aventó contra el volante, la cabeza de Gustavo reboto y empezó a sangrar, el hombre se vio con la vasca de Gustavo sobre él y comenzó a patearlo, -Eres un marrano, mira lo que hiciste- Gustavo estaba totalmente atarantado no sabía bien lo que estaba pasando la sangre cubría su rostro, el hombre abrió su portezuela y salió del auto, fue hasta la de Gustavo y a empellones lo bajo furioso, Gustavo quedo tirado en el suelo, en donde el hombre empezó a patearlo sin clemencia, cuando se hartó de hacerlo se subió a su auto y lo dejo ahí tirado.

Gustavo tuvo la suerte de que una familia le descubrió y llamó a una ambulancia que le llevo a un hospital y se salvó, la pregunta es ¿Vale la pena una aventura tan riesgosa? O ¿Crees que eso a ti nunca te podrá pasar? Primero conoce y luego lánzate a la aventura , sólo tú puedes cuidarte

 

Etiquetado:

excelente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: