UN PRÍNCIPE GAY FINAL


377

 

El reinado de Regus se encontraba totalmente desolado, los caballos del príncipe y su paje habían regresado sin ellos, el rey no perdía la esperanza y todos los días subía a la torre de vigilancia esperando ver la silueta de su amado hijo acompañado de su fiel paje. Sólo faltaba un día para que el Gran mago regresara a celebrar su boda con el Príncipe, el rey estaba desolado por el triste futuro que se esperaba a todos sus súbditos, durante siglos se había respetado su reino, pero la belleza de su hijo despertó el lascivo deseo del gran mago y lo que en un tiempo había sido una bendición ahora se convertía en la desgracia del reino, la princesa trataba a toda costa de consolar a su padre, pero a medida que se acercaba el momento del reclamo del gran mago la tristeza del rey aumentaba, al grado de que en tan sólo 3 días su pelo se había encanecido totalmente, todos los habitantes del reino andaban tristes y cabizbajos, al príncipe Saúl no había querido informarle absolutamente nada sobre los acontecimientos de los últimos días, siempre pensando que al último momento algo surgiría que los librara del malvado gran mago.

Un día antes de que regresará el gran mago, la campiña de Regus se iluminó con la presencia de dos hermosos jóvenes, ambos caminaba apresuradamente hacía el castillo, a su paso miles de pétalos de rosa y mariposas de miles colores les acompañaban, los pobladores pudieron ver el maravilloso espectáculo mucho antes de que  los mancebos se acercaran más a la ciudad, el soberano desde su torre de vigilancia  vio aquella maravilla, no podía apreciar la presencia de los jóvenes pero aquel colorido espectáculo le hizo latir su corazón fuertemente, de inmediato su amor de padre le hizo dar la orden de que se fuera hasta donde se estaba dando tan gran prodigio y llevaran dos caballos, seguro todo era una señal de que su hijo regresaba, el emisario llegó hasta donde los jóvenes y se alegró sobremanera de que el príncipe se viera tan bien y tan fuerte, el paje tan bien lucía con un gran esplendor, ambos montaron sus cabalgaduras y así montados en sus corceles entraron a la ciudad, la caída de pétalos de rosa y las mariposas de colores les acompañaron hasta las mismas puertas del castillo, el rey cuando vio a su hijo le abrazó emocionado con lágrimas en su ojos, entraron y el príncipe le puso al tanto de todas sus aventuras y el como el paje le había protegido durante todo el viaje, el rey agradecido decidió nombrarle caballero pero el príncipe pidió un favor mayor para su fiel paje –Padre jamás noble alguno ha demostrado tener un corazón más noble que este paje, por lo que en merito a esa sangre que corre por sus venas y que es movida por un gran corazón merece tener un gran título de nobleza- el rey quiso protestar, más en ese momento no podía negarle nada a su amado hijo, más una duda le asaltaba –Hijo amado, en todo tu relato no me has dicho como será que ese jugo mágico nos protegerá del gran mago-  El príncipe le miro con ternura –Amado padre han sido tantos los prodigios que hemos visto que seguro algo hará- sin decir nada más se dirigió a sus aposentos seguido de su fiel paje, antes de introducirse en ella miro al paje y con voz trémula dijo –Mi amado acompañante con el que viví tantas aventuras, quien me vio desnudo y curo mis heridas, a quien vi desnudo y tuve que contener mi deseo para no hacerte mío, hoy ya libres de esa consigna, quiero premiarte y premiarme, ¿Deseas pasar esta noche en mi lecho?- El paje le miro con todo el amor que podía existir en él, su mirada fu suficiente para que el príncipe le abrazara con todo su amor y le besara en los labios, aquel beso era mucho más que una simple caricia, en él había toda esa pasión reprimida durante su viaje, entraron a la habitación y el príncipe cerró la puerta, con gran delicadeza despojo al paje de sus ropas, cuando le vió totalmente desnudo apreció la gran excitación de su pene y lo tomo entre sus manos y le hablo al oído –Mi amado paje esta belleza se estuvo conteniendo por todo el viaje para protegerme, ahora podrá darse gusto como lo merece, porque lo amo tanto como amo a su dueño- después de decirle esto le beso el paje le desnudo con la misma delicadeza que él había usado en él, tomo el pene entre sus manos y al oído confeso al príncipe –Mi amado señor es tu hermoso miembro motivo de mis desvelos permitidme que con mi boca te haga sentir que puedes tocar la misma gloría- el Príncipe sólo se tiró boca arriba en la cama y permitió que su paje besara su viril miembro y luego le chupara con dulzura y gran deleite para él, nadie jamás había chupado aquel noble pene y está vez lo hacía un humilde paje pronto a ser nombrado noble de la corte. El sentir el pene de su amado dentro de su boca hacía que el paje derramará grandes cantidades de líquido por el suyo, sentía como el similar de su príncipe caía en su boca como si fuera el más dulce néctar de las más exóticas flores, sintió la enorme necesidad de sentir aquella belleza dentro de él y levantando la mirada hacia su señor suplicó más que pidió, -Mi amado señor me harías el hombre más feliz de la tierra si introdujeras tu miembro dentro de mi ano- el príncipe le llevó hasta su boca y le beso con toda su pasión, le puso boca abajo y el se subió sobre él, introduciendo su duro pene poco a poco dentro de su caliente ano, el paje sólo sentía el mayor placer de su vida, sabía que probablemente esa sería la única vez que disfrutaría de momentos tan sublimes al lado de su amado, así que cerrando sus ojos todos sus sentidos se concentraban en disfrutar aquella dulce penetración, el príncipe sentía que su corazón salía de su pecho en la extrema excitación, aquel hermoso cuerpo que se le entregaba lo había deseado por toda su aventura y ahora era suyo,  cada movimiento que hacia dentro de su paje le causaba aparte de un gran placer un hermoso sentimiento, el paje también disfrutaba con su dueño encima de él, su peso y sus movimientos, le hacían sentir que el amor por fin tenía la mejor forma de expresión que la naturaleza podía inventar,  de pronto el pene del príncipe se inflamó el calor de su semen invadió las entrañas del paje, ambos al unísono gritaron un te amo,  el príncipe tomo el pene del paje y le apretó amorosamente provocando que dejara salir su abundante semen, la mano había quedado bañada de aquel preciado líquido, la llevó hasta su boca y con su lengua lo tomó, era el más delicioso elixir que jamás hubiese probado, callo sobre su paje y le beso en la nuca, luego le dijo al oído, te amo noble niño, siempre serás algo muy importante en mi vida, está flama que en mi has encendido jamás será apagada- el paje apretó sus glúteos con fuerza deseando que ese momento fuese eterno.

El gran salón lucía su máximo esplendor, los nobles con sus mejores galas esperaban la entradas de sus monarcas, las trompetas sonaron y el rey acompañado de la princesa y el Príncipe entraró, hasta tomar sus respectivos lugares en el trono, el rey en medio a la diestra el príncipe y a la siniestra la hermosa princesa, la trompetas volvieron a tocar y está vez fue el paje quien hizo su triunfal entrada, elegantemente vestido lucía su hermosura y galanura, a solemne paso llego hasta sus monarcas y se arrodilló ante ellos, el príncipe le miro con beneplácito, cada vez más convencido del gran amor que por el sentía, en esos momentos el rey le otorgo el más alto grado de nobleza, al terminar la ceremonia todos permanecieron callados, temeroso de la llegada del terrible gran mago.

Era el medio día la luz del sol iluminaba totalmente el gran salón todo parecía en calma, más de pronto el cielo se nublo y hubo una completa oscuridad, todos se miraban espantados, sólo algunos murmullos se dejaban escuchar, el Rey y sus hijos se pusieron de pie en ese preciso instante grandes lenguas de fuego aparecieron el el mismo centro del gran salón, entre ellas apareció el gran mago, todos retrocedieron, el paje empuño su espada, más la dejo enfundada, la risa malévola del gran mago inundo el lugar, el gran mago hizo una teatral reverencia –Sus majestades- y volvió a reír, -Veo que me esperabas- luego vion al príncipe y le hablo con fuerte voz –Mi querido príncipe, esto totalmente al tanto de lo que habeís hecho en mi ausencia, y si el cactus rojo te protege de mí no así a los demás, así que si queréis salvarlos deberás hacerme una promesa , esta será qu ejamás te casaras con el príncipe Saúl- El paje no podía creer lo que escuchaba, el príncipe no pudo evitar dibujar una sonrisa en su rostro –Si eso es todo lo que me pides para que dejes en paz a mi reino lo haré con gusto- el gran mago volvió a llenar el recinto con su risa, más está vez parecía alegre y complacida, -Bien que así sea, mientras cumplas tu promesa no volveré a molestaros- nuevamente las lenguas de fuego aparecieron y el gran mago desapareció, el rey angustiado miró a su hijo -¿Qué vamos hacer estás prometido al príncipe Saúl desde tu nacimiento?- El príncipe miro a su padre con amor .Amado padre estoy seguro que su reino entenderá nuestro cambio de decisión, nuestro país será aniquilado si no cumplo mi promesa- el rey comprendió en seguida que su hijo tenía razón, fue entonces cuando el príncipe tomo la palabra –Mis amados súbditos todos saben la terrible aventura que pase para lograr encontrar la forma de librarnos del gran mago, en este viaje encontré el verdadero amor en un humilde paje a quien mi padre el rey lo ha elevado a la nobleza, ya que su gran corazón y su valor es digno de tan alto honor, así que ante todos ustedes anuncio que mi fiel paje será quien se convierta en mi esposo.- hubo un minuto de silencio todos se miraban con incredulidad sobre todo el rey, pero la princesa empezó aplaudir y grito que viva el príncipe y su prometido, todos les hicieron coro, al rey no le quedó más remedio que aceptar la boda, el paje se acercó a su amado y le abrazo dando en aquel abrazo una ratificación de lo que ya le había entregado la noche anterior, la boda se llevó a cabo con gran  esplendor fueron 7 días de fiestas en donde todo el pueblo participó con gran entusiasmo.

FIN

Bueno espero no haberles desilusionado con el final, a fin de cuentas se trataba de un cuento de hadas

 

Etiquetado:

excelente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: