UN PRÍNCIPE GAY


CONVIVIENDO EN FAMILIA

 

El príncipe vivía realmente feliz en su castillo, estaba rodeado de amor por parte de los reyes y la hermosa princesa, su hermana mayor, durante siglos el reino había vivido tranquilo sin amenaza alguna, esto había provocado bonanza, la cual todos disfrutaban con gran felicidad, no había nadie que envidiara a su vecino, se respetaban las jerarquías y cada quien realizaba su trabajo con gusto y satisfacción, había grandes mansiones así como casas humildes, más todas se caracterizaban por su limpieza y esmero en cada detalle que en ellas había, por ende las calles lucían siempre limpias todos respetaban la ciudad, nadie quería que se viera maltratada o sucia, era precisamente lo que los conocedores podían llamar una utopía , pero como en todo cuento fantástico, apareció una nube de odio y rencor, representada por un maléfico personaje que llegó al reino en una tarde lluviosa, cuando todos se encontraban tranquilamente en sus hogares disfrutando a sus respectivas familias, el hombre llegó montado en un gran corcel negro que parecía sacar fuego por el hocico, Sus cascos resonaban en las calles desiertas y el siniestro personaje usaba su látigo con frecuencia para apresurar su paso,  un rayo ilumino el cielo, dejando ver la desierta ciudad y su tranquila belleza, sólo interrumpida por aquella figura que desentonaba totalmente con el cuadro agradable del reino.  El caballo relincho y su jinete se asió a las riendas con fuerza, cuando el animal volvió a colocar sus cuatro patas en el suelo el hombre comenzó a voltear de derecha a izquierda, buscando con cierta premura, por fin sus ojos se iluminaron bajo la lluvia y la negrura de la noche que ya cubría la ciudad, buscaba precisamente el gran castillo del Rey Eduardo, se encontraba a una distancia relativamente corta, así que pico espuelas y se lanzó hacía donde se dibujaba la figura del imponente castillo, los guardias lo vieron venir  y dieron la alarma, ya que no esperaban a ningún invitado, rápidamente se subió el puente levadizo y la comunicación con el castillo quedo bloqueada, cuando el jinete se detuvo frente al castillo gritó – alguien que me atienda-  el guardia de la torre se hizo una bocina con las manos y gritó –Quién vive- una sonora carcajada resonó en el silencio de la noche, seguida de una voz fuerte como el rayo –Quien será el nuevo rey de este lugar- el guardia quedo perplejo ante tremendo atrevimiento, -¿Cómo pretendes lograrlo, impertinente intruso- grito el guardia, el hombre alargo su mano he hizo un movimiento como quien va a lanzar algo y de pronto apareció una gran bola de fuego que a gran velocidad llegó hasta el guardia que cayo inerte,  -Así será y nadie me detendrá- volvió hacer el conocido ademán y mando una bola de fuero directo al puente levadizo, el cual comenzó arder con la sorpresa de los soldados y la risa siniestra del jinete, todos dentro del castillo corrían buscando sus oxidadas armas, pero antes de que pudieran hacer nada el jinete estaba puesto en medio del patio del castillo –Decidle a su rey que si no quiere una matanza innecesaria hable conmigo en el gran salón- un mensajero fue hasta el rey a dar el comunicado, el cual de inmediato se dirigió al gran salón acompañado del príncipe, ya estaba esperándoles el hombre sin haber sido conducido por nadie,  ambos se sorprendieron al verle su figura era realmente siniestra el hombre hablo directamente – Si no quieren ver su reino destruido deberás darme en matrimonio a tu hermoso hijo, de no ser así acabaré con todo ser viviente- su amenaza hizo retumbar las paredes, el rey estaba totalmente asustado –Pero mi hijo está comprometido con el príncipe Saúl, existe entre  ellos un verdadero amor- el hombre soltó una sonora carcajada que asusto más al rey –Si de verdad tienes amor por tu reino me darás lo que pido- El rey se iba a negar pero el noble príncipe le detuvo –Se hará como tú dices, pero deberás prometernos que nuestros súbditos no sufrirán con tu presencia- El mago miro al príncipe con ojos lesivos, -Eso dependerá de ti hermosa criatura- tratare de ser un buen esposo para ti si cumples tu palabra, el mago contestó –Entonces así será. Preparad la ceremonia que deberá ser digna de tan noble príncipe, regresaré en una semana para casarnos- se cubrió en su capa y desapareció; durante un buen rato tanto rey como príncipe permanecieron en silencio cabizbajos paseando por el salón tratando de buscar una solución a tan gran dilema, un paje entro en el salón,  -Su majestad si me permite- El rey salió de su ensimismamiento y miró al paje intrigado –En estos momentos no, por favor tenemos problemas muy graves- El paje insistió –Su majestad, en la montaña que está a las afueras del reino vive una poderosa bruja tal vez pueda ayudaros- ahora ambos pusieron atención –Es verdad- dijo el príncipe –Pero jamás hemos tenido relación con ella- el rey miró a su hijo, -creo que deberías ir acompañado de una escolta para ver si puede ayudarnos, debemos hacer algo, no tenemos armas y no sabemos luchar- el paje intervino –Si me permite majestad le diré que una escolta sería peligrosa, la bruja se podía sentir intimidada, creo que debe ir el príncipe acompañado sólo de un escudero, para lo que yo me ofrezco- El rey no estaba de acuerdo de exponer así a su único hijo –Jamás sería mucho riesgo- el Príncipe habló –Padre debemos hacerlo tal y como este noble paje nos lo dice- El rey se resignó y prepararon la partida de inmediato.

Alguien le sugirió a Disney un príncipe gay, pues aquí lo tienen mañana verán la otra parte de la historia.

Etiquetado:

excelente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: