JAMÁS SEDAS CUANDO DE TU AUTENTICIDAD SE TRATE


44

 

Cada historia relacionada con un ser humano tiene mucho de interesante y digno de ser descubierto, Sebastián había estado fuera de su hogar por casi 20 años, los caminos de su vida le habían alejado en forma bastante drástica de sus seres amados, pero aquel paralelismo terminó y los caminos volvieron a juntarse. Se debe reconocer que no es nada sencillo olvidar 20 años de alejamiento, quedan muchos recuerdos no vividos, mesas con un lugar vacío durante un periodo grande, de pronto todo eso parece pasar en forma vertiginoso y muestra un presente en el que todo se acomoda y parecer volver a la normalidad, tal vez los rostros no sean los mismos, más arrugas, menos pelo, ojos de vista cansada, pero algo prevalece que jamás se puede exterminar, el amor real de familia, ese amor que consolida, que obliga a olvidar la soledad, que sólo habla del presente, que inunda el corazón de dicha y hace sacudir la cabeza para alejar todo aquel pasado que pudo hacer sufrir, el rencuentro con sus seres queridos era algo que se debía disfrutar, no desperdiciar con reproches, ni recuerdos amargos, empezar de cero es la consigna, tal vez difícil, siempre hay reproches, preguntas, iniciar así no es cosa sencilla, pero es lo mejor, ¿Qué se gana con recriminaciones? El tiempo no se puede volver atrás por eso, sólo se abren heridas que ya cerraban, lo que era importante es  comprender y olvidar.

Para los padres de Sebastián su regreso significaba terminar una etapa de espera y tristeza por la ausencia del hijo, diferente lo era para el hermano Mayor, Pablo, quien se le hacía injusto que mientras él había estado a la tutela de sus padres todo el tiempo el menor haya gozado de su libertad y a fin de cuentas le aceptaran sus padres tal y como era, sus amistades y familia no estarían de acuerdo con que su hermano regresara con una pareja de su mismo sexo, eso podría ser muy aceptable, pero en otras familias no en la suya, al parecer para sus progenitores ya no tenía importancia, estaban resuelto aceptar a su hermano tal y como era, mientras él siempre se había regido con las reglas sociales y familiares, ahora resultaba que el rebelde era el foco de todas las atenciones, desde luego que había una verdadera guerra de sentimientos, quería a su hermano y en el fondo admiraba su rebeldía, su decisión de ser él y no lo que otros querían que fuese, pero no le gustaba sentirse relegado. Por otro lado estaba su hermana como siempre las mujeres suelen ser mucho más comprensivas, para ella su hermano era un triunfador había logrado su objetivo y se presentaba ante la familia como un verdadero campeón, pero esto no era para nada el pensamiento de su marido, quien pertenecía a una familia totalmente tradicional y eso de parejas del mismo sexo era totalmente inmoral, esta era la perspectiva que se le presentaba a Sebastián, si quería realmente recuperar el lugar que había dejado vacío durante tantos años, tendría que convencer a todos que realmente lo merecía.

El pensamiento de Sebastián jamás fue de ¿Cómo se ganaría a su familia? Él siempre había luchado por su autenticidad y no cambiaría nada, sería simplemente él, los que le amaban lo aceptarían los que no, sería su problema, no de él,  su única preocupación es que sus padres no batallaran por los problemas entre hermanos, a fin de cuentas ya tenía una vida totalmente hecha, sólo sería algo pasajero su presencia en la familia, había logrado junto con su pareja un buen contrato para trabajar en el extranjero, así que no habría problema, se volvería a ir, pero esta vez con la diferencia de que sus relación familiar estaba arreglada, al menos con sus padres.

Pero la vida suele tener siempre para cada uno algo que es muy diferente a lo planeado, de ahí que es una verdadera tontería decir que; “Se tiene la vida hecha” el padre de Sebastián había sufrido desde hacía un buen tiempo de fuertes dolores en su abdomen y esto le causaba muchos problemas, enemigo de los médicos no fue a ver a ninguno hasta que los dolores fueron demasiado fuertes, todo esto sucedió antes de que se volviera a encontrar con su hijo menor, los médicos le diagnosticaron cáncer de páncreas demasiado avanzado, durante la reconciliación la enfermedad fue disfrazada por el hombre como un problema de ciática. Debido a que los problemas entre Pablo y el esposo de su hermana se complicaban bastante la madre tuvo que intervenir y poner a sus hijos al corriente de lo que pasaba, las cosas no fueron como ella pensaba, el enterarles a Pablo y al cuñado de la situación de su esposo, fue como una verdadera bomba, ahora veían en Sebastián un enemigo con el que tendrían que compartir una herencia,  en cambio para Sebastián fue un gran golpe, era el haber recuperado a su padre y volverlo a perder pero ahora para siempre, así que se enfrentó a los dos y les hizo ver en forma contundente que no permitiría que pelearan por algo que a él no le interesaba, su único objetivo era pasar con su padre los mejores momentos de su vida, así que decidió juntarlos y expresarles su sentimiento –Es una verdadera vergüenza que al enterarnos de la enfermedad de mi padre lo único que ustedes se les haya ocurrido sea que obtendrán menos tajada de un pastel que él horneo, no dudo que ustedes le hayan apoyado, yo no me siento ni dueño ni me interesa nada de lo económico, sólo quiero disfrutar a mi padre, lo amo aunque para ustedes parezca algo totalmente inaceptable, la verdad que los amo a todos, pero ¿Qué creen? Siempre los he amado, pero me he amado más a mí mismo y nunca hubiera aceptado dejar de ser yo por tener su cariño, mi autenticidad de ser es básica en mi vida, ahora que mis padres me han aceptado como soy con mi pareja, no me voy alejar y mucho menos permitir que ustedes se pongan a discutir algo que entiendan no me interesa para nada, estoy dispuesto a renunciar a todo pero que mi padre tenga tranquilidad en estos días, no se los pido se los estoy exigiendo, no hay opción, ¿Entienden?- Pablo reconoció que en las palabras de su hermano había mucho de verdad, lo miraba con cierta admiración, se había ido de casa cuando era un verdadero adolescente no había cumplido ni siquiera los 15 años, por él mismo había salido adelante, nunca pidió ayuda, jamás se acercó a ellos más que para informarles que estaba bien,  más la vida le estaba dando la oportunidad de estar con sus padres en esos momentos difíciles, no sería él quien se lo impediría –Tienes razón, creo que nos estamos comportando algo desagradables, además somos familia y así debemos afrontar está situación, es difícil entender tus preferencias la verdad, pero si mis padres están contigo debemos unirnos todos y ser una verdadera familia, solo te pido que a mi en lo personal me des la oportunidad de acostumbrarme a que no tendré cuñada- Sebastián vio a su hermano con cariño lo entendía muy bien, tantos años luchando por su autenticidad también le había hecho más comprensivo, se abrazaron y se dieron una gran oportunidad en sus vidas de ser hermanos, el cuñado no dijo nada simplemente salió de la habitación, para él eso de gay le sonaba totalmente inmoral y nada lo haría cambiar de opinión.

La verdad cuesta mucho trabajo que las personas entiendan las preferencia de otros, no sólo en lo sexual en todo, tal parece que queremos que todos piensen y crean en lo que nosotros pensamos y creemos, eso no es posible, lo importante es hacer  lo que cueste por  hacernos respetar.

Feliz día, adelante, sin miedo se logra todo mejor, cada día somos más, unidos se hace mejor.

Etiquetado:

Un pensamiento en “JAMÁS SEDAS CUANDO DE TU AUTENTICIDAD SE TRATE

  1. José Canelón enero 15, 2013 en 7:32 am Reply

    Otro gran tema “JAMÁS CEDAS CUANDO DE TU AUTENTICIDAD SE TRATE” en algunos pasajes de la historia me han hecho llorar. Lo importante es que Sebastian disfrute la calidad del tiempo con su papá y viceversa. Ese es el mejor tesoro y la mejor herencia que tendrán padre e hijo. Aunque Sebastian por circunstancias de la vida tuvo que irse de su casa para ser quien es es admirable su valentía y siempre mantuvo su dignidad. No como otros gays que terminan en drogas, prostituyéndose o sumergidos en grandes abismos de la depresión etc.

excelente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: