GAY PASIVO NO ES LO MISMO QUE PUTA ARRASTRADA


L277

La popular playa de Muertos en Vallarta estaba lista para recibir a los turistas de diferentes partes tanto de la república mexicana como de otras parte del mundo, sobre todo de Estados Unidos y Canadá, el sito especial conocido por todos como la playa gay, desde muy temprano comenzó a recibir a los turistas, alegres chicos en grupos de dos o más, enfundados en diminutos y sexis trajes de baño, que apenas si cubrían sus gónadas y nalgas, el paso de transeúntes por la playa que volteaban a mirarlos no parecía afectarles en lo más mínimo, ellos estaban dispuestos a pasar tres inolvidables y sexis días en Vallarta, ninguno estaba dispuesto que las críticas maleficentes afectaran sus vacaciones, estaban más que dispuestos a olvidar todo y disfrutar del sol y el ligue playero. Ricardo era un chico de baja estatura y cara de niño, no obstante sus 30 años cumplidos, su cuerpo estaba muy bien marcado gracias a horas de gimnasio diarias, su rostro denotaba una simpatía natural, eso le servía indiscutiblemente para ofrecer sus servicios de masaje a los turistas, $300.00 el masaje y lo demás sería por cuenta del cliente, por $ 100.00 masajeaba los pies de los turistas y si eran de su agrado subía sus manos hasta tocar levemente los genitales, provocando así la excitación de sus clientes, quienes muchas veces le invitaban a su cuarto de hotel a que les hiciera el famoso masaje relajante.

Un hombre de 35 años llegó a la playa ya entrada la mañana, iba solo, los meseros se discutían el atenderlo, se notaba que era un buen cliente, ya tenía reservada una sombrilla precisamente en la primera fila de las famosas sillas verdes, se despojó de unos pantalones de lino y la playera, quedando en un pequeño short de baño,  se unto bronceador mientras lo hacía varias miradas le observaban, era un buen ejemplar, tenía un bronceado perfecto,  cada músculo desarrollado a la perfección, su rostro era de facciones varoniles, que reflejaban a un hombre bastante guapo, si todo esto fuera poco a través del traje de baño se dejaba adivinar un generoso pene, Ricardo le reconoció de inmediato y fue hacía él,- Hola Paco, ¿Te divertiste anoche?- lo miro con simpatía –Si mucho- El chico le hizo un giño de complicidad  ¿Tuviste una noche de pasión?- Paco soltó una sonora carcajada –Por supuesto cabrón, sólo eso faltaba que en Vallarta durmiera solo- Ricardo le vio con picardía –Y ¿por qué siempre vienes solo?- Volvió a reírse –Papá, no estoy para que me padroteen, además me gusta la soledad- Ricardo entendió la indirecta –Bien te dejo, ya sabes si quieres un masaje estoy a tus ordenes- lo miro con cierta burla –Si, en caso de que mi necesidad sea muy grande recurriré a ti- Ricardo lo miro, la verdad le encantaba aquel hombre –A ti no te cobraría nada, sólo porque me dieras el gusto de agasajarme contigo- Paco sonrió –Lo tomaré en cuenta- se sentó,  llamo a un mesero,  pidió una cubeta de cerveza y una botana de mariscos- se puso sus gafas oscuras y se olvidó por completo de la gente que le rodeaba.

Paco era un prominente hombre de negocios, manejaba una agencia de publicidad con bastante éxito, desde muy joven supo de sus preferencias gays, lo que le hizo apartarse de toda su familia pues odiaba los comentarios mordaces hacía su preferencias, sus padres le aceptaban pero siempre estaban pendientes de que no se le fuera a notar que era gay, esto le hartó y decidió independizarse a los 18 años, jamás negaba a nadie que era gay y si veía cierto tipo de discriminación se alejaba de las personas, esto le hizo ser una persona algo solitaria, esta soledad jamás le afecto, se acostumbró a ella como parte de su vida, la disfrutaba, sentía que era su mejor compañera, gracias a ella se conocía mejor así mismo, no era egoísta, apoyaba a varios jóvenes en sus estudios siempre en forma anónima, consideraba que todo lo que hiciera a favor de la juventud serviría para hacer un mundo mejor, desgraciadamente sus ingresos no eran tan grandes como para apoyar a muchos, tenía 5 muchachos en la universidad y se preocupaba por saber sus avances, consideraba que era mejor apoyar a pocos hasta que lograran su objetivo; que hacerlo con muchos y dejarlos a medias.

Paco estaba algo adormilado disfrutando del sol, un chico se acercó hasta él, -Buenas- Paco levantó la vista y vio a un muchacho de máximo 16 años, se notaba que acababa de llegar por el color demasiado blanco de su piel, lucía una tanga de calidad ínfima -¿Si?- dijo Paco pidiendo con la mano que se quitara de frente de él, -Perdón- dijo el chico retirándose y colocándose a un lado, -¿Me puedo sentar?- Paco le vio de arriba abajo y vio sus prominentes nalgas –Tienes con que- el chico rio y tomo asiento a su lado. -¿Puedo tomar una cerveza?- Fíjate que no- le contestó sin siquiera voltear a verlo, el muchacho se sintió descontrolado -¿Eso?- -Eres menos de edad no quiero problemas- su mirada estaba fija hacía el mar, no le volteaba a ver para nada –mmm, pues no, tengo 18 años- la actitud de Paco continuó igual –Demuéstramelo- el chico se acomodó en su asiento tomando pose de diva, -Bueno no, pero mis padres me dejan tomar- Paco continuaba en su misma actitud –No sé si te has dado cuenta que no soy tu padre ni siquiera de tu familia-  El muchacho miró bien a Paco, la verdad le excitaba, sería increíble encontrarse con él desnudos y sintiendo en su ano ese bulto que al crecer sería algo increíble, -Desde luego, con mi padre no haría lo que me gustaría hacer contigo- continuo la indiferencia –A si, lástima niño tú no te me antojas más que para darte una tunda por mal portado-  Él se acomodó el pelo en forma por demás afectada –No lo hagas porque me enamoro- En la misma actitud preguntó -¿Qué es lo que buscas niño?- El chico fue directo –Verga- Paco volteo a mirarlo y quitándose los lentes comentó –¿así nada más, cual vil bacín humano, te empinas y te dan por el culo y ya?- El chico se incomodó –Claro, no estoy esperando que se casen conmigo, aunque si me lo propusieras creo que aceptaría- Paco se incorporó, abrió una cerveza y tomo un gran trago -¿Sabes? es de la chingada ver a un chamaco como tu pidiendo sexo en esa forma, te ves patético- El muchacho se sintió atacado no sabía qué hacer, si quedarse o definitivamente irse de ahí, pero algo lo detuvo, -No seas santurrón uno viene a Vallarta a eso, a buscar buenas vergas- Paco llamó al mesero el cual se acercó de inmediato -¿Qué quieres? Que no sea nada embriagante- -un jugo de naranja- dijo algo molesto, el mesero se retiró, -Mira niño- comenzó a decir Paco –Estoy de acuerdo totalmente en que uno viene de vacaciones a divertirse, pero lo que no me parece para nada es que esa diversión te haga olvidar tus valores y sobre todo tu auto estima, al solicitar sexo en esa forma tan directa te pones al nivel de una puta desesperada- El chico sacudió su melena –Me encantaría ser tu puta- Paco le miró fijamente –¿De verdad?, ¿Eso quieres ser?, ¿esa es tu ilusión?, ¿ser la puta de un cabrón que acabas de conocer?- Él lo miró a los ojos retadoramente -¿No me digas que no te gustaría chingarte este culito?- al decir la pregunta le enseño sus nalgas redondas y muy blancas, Paco soltó una carcajada, algo que le caracterizaba cuando algo le incomodaba demasiado –Ahora sí que me hiciste reír, ¿a todo esto cómo te llamas?- llegó el mesero con el jugo de naranja –Román ¿Y tú? –Francisco- Contestó, -¿Puedo llamarte Franck?  Se encogió de hombros –Como quieras- Román insistió -¿Entonces qué, me coges?- Paco volvió a tomar un trago de cerveza, -Mira niño, para empezar no suelo meterme con menores de edad, no es por miedo a la ley, es por simple ética, creo que para todo hay una edad, no en balde se propuso que a los 18 años se tuviera la mayoría de edad, la mayoría de los jóvenes parecen muy apresurados para ser grandes, se olvidan de vivir su edad correspondiente, cuando llegan a la madurez se arrepienten de eso, es algo así como si le dieras carne a un niño de un mes, para todo hay tiempo, nunca he entendido esa prisa de hacer cosas que no van con nuestra edad- Román le veía como si estuviera viendo a un extraterrestre, -Hablas como un viejo- Paco se terminó su cerveza –Ahí está la pendejada de todos los chamacos como tú, se les habla con razonamientos y de inmediato nos juzgan como viejos, como fuera de onda, por eso es que nunca aprenden, creen que su manera de pensar es la correcta y de ahí vienen todas sus tragedias, si cabrón, tragedias como el VIH, creen que usando condón ya la hicieron, pero no se trata sólo de enfermedades físicas, están las mentales, siendo como tu pretendes ser lo único que logran es convertirse en instrumentos de placer sexual- Román lo interrumpió –Que rico ¿No?- Paco estaba perdiendo la calma –Mírate, no tienes ni 16 años y eres un cínico, lo único que quieres es placer, está bien, pero todo debe llegar en su momento, cuando te sientas harto del sexo estarás solo, lo peor será que no sabrás estarlo y serás una loquita desesperada que sólo dará lástima- Román miro a Paco muy serio -¿Acaso eres adivino?- -No es difícil pronosticar el futuro de alguien como tú, que anda desesperado buscando sexo, eres un niño bastante bonito, estás muy joven, deberías entender que mereces más de lo que tú mismo quieres darte- Román replicó –Sólo quiero divertirme, estudio la prepa y voy bien en mis estudios, pero que quieres me gusta la verga- -Que te guste es parte de tu naturaleza, que lo grites a los 4 vientos es una verdadera pendejada- -Estamos en Vallarta, y vine precisamente a eso a buscar verga, ¿Qué tiene eso de malo?- Paco abrió otra cerveza y le ofreció de su botana –Mira niño todo está bien, pero no andes buscando gente mayor, somos personas que tenemos mañas que tal vez ni te imaginas, te podemos lastimar tal vez no físicamente, pero si en tu mente, ten sexo con gente de tu edad, vete con calma cabrón ¿Cuál es la prisa?- Román se quedó callado un rato como meditando -¿Crees que debería cambiar?- Paco vio un rayo de luz – Simplemente ten sexo pero no lo pidas con esa desesperación, la verdad es patético, liga, date tu lugar, el ser pasivo no quiere decir que tienes que ser la puta de nadie, puedes ser el amor de alguien que te haga feliz y tú a él, pero por favor primero termina tus estudios, ten objetivos más altos que sólo una buena verga- Román lo veía incrédulo –Te digo la verdad- miró a paco esperando su anuencia, la cual llegó con una inclinación de cabeza, -Me vine diciendo a mis padres que vendría con unos amigos, tenía verdaderas ganas de obtener una gran aventura sexual, no traigo más que 200 pesos, estaba seguro de que conseguiría alguien que me diera por el culo y además me pagará mis gastos estos días- Paco volvió a soltar su carcajada característica, -Vamos te gustaría ser un chichifo, pues bien haremos una cosa, yo te pago tus vacaciones pero serán como yo diga ¿Te parece?- Román dudo -¿Cómo?- -Simple, como deben ser las vacaciones de un chico de tu edad, ¿Aceptas?-  Román aceptó y Paco le proporcionó una vacaciones acordes a su edad, aprovechando siempre el recordarle que ser gay no significa ni ser la puta de nadie ni mucho menos rebajarse para conseguir sexo, esas vacaciones fueron inolvidables para Román y aunque jamás volvió a ver a Paco siempre le recordó como el hombre que le hizo ver la diferencia de una loca patética y un homosexual exitoso.

Etiquetado:

excelente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: