SER GAY NO QUIERE DECIR NO SER HOMBRE


tony-martin

 

Rodolfo pertenecía el equipo olímpico de ciclismo, era un chico de 19 años, bastante moreno y de una estatura media 1:75, su cabello era totalmente lacio y bastante rebelde, sus facciones toscas, aunque su cuerpo lampiño era bastante agradable a lo que se atenía para conquistar tanto chicas como chicos, para él era lo mismo tener relaciones íntimas con cualquier sexo, siempre y cuando se sintiera satisfecho, tenía una novia bastante bonita y la envidia de muchos de sus compañeros, la verdad él no sentía por ella absolutamente nada que no fuera el deseo sexual, podría definirse como un tipo cínico y oportunista en cuanto al sexo se refiere. Dentro de equipo había un chico que era totalmente el reverso de la moneda de Rodolfo, era rubio bastante bello, mejillas sonrosadas, una boca muy bien dibujada y una blonda cabellera que se acomodaba con libertad en a su cuero cabelludo, siempre vestía con buen gusto y con ropa ajustada que dejaba ver sus bien torneadas formas. Rodolfo siempre había notado la belleza natural de su compañero pero procuraba no entablar relación alguna con él, ya que el chico siempre se había aceptado gay, su relaciones con chicos siempre procuraba que fueran de lo más discreto, no deseaba que nadie lo fuera a confundir con gay sólo por el hecho de disfrutar el culo de aquellos muchachos calientes que aceptaban dárselo sin ningún tipo de caricias, sólo se lo ofrecían para satisfacer su necesidad sexual, él salía complacido y el chico también, por lo que no había nada que fuera malo es sus relaciones con hombres, era definitivo que prefería estas a las de las mujeres, puesto que con ellas siempre había mayor intimidad y desde luego se prestaban a seguimientos y tratos más comprometedores.

Un día por azares del destino Rodolfo quedo solo en la regaderas con Samuel el chico bello del que ya hemos hablado, No podía dejar de observar los hermosos glúteos de Samuel quien despreocupadamente se enjabonaba dándole la espalda, esta visión provocó una erección en Rodolfo, quien estaba dispuesto a mostrarla a Samuel, seguro de que podría poseer su hermoso culo, cuando este volteo y vio a Rodolfo acariciando su miembro y mostrándolo hacía él le miro con verdadera indignación -¿Qué te estás pensando? ¿Crees que por ser gay voy a sucumbir al primer trozo de carne prieto que me enseñen?, de verdad me das lástima- salió de la regadera y se cubrió con la toalla, Rodolfo había quedado totalmente descontrolado ante aquella reacción, más no estaba dispuesto a ceder, así que salió de la regadera y lo siguió,  -¿No me cuentas que no te gusta esto?- y trato de arrimarle su erección a su cuerpo semidesnudo, Samuel se retiro y se puso más que furioso –Mira imbécil, si no oculto mis preferencias sexuales es porque no veo nada de malo en ellas, más esto no implica que deba soportar que un cabrón de mierda como tu me quiera manosear o acercar su porquería, si lo vuelves a intentar vas a conocer lo que estos puños pueden hacer- Le mostro los puños cerrados dispuestos a estamparlos en su cara,  Rodolfo lo vio bastante decidido lo que menos deseaba era un escándalo en los vestidores con el chico gay del equipo –Ya pendejo, ni te vueles claro que era una broma, a mi me gustan las mujeres de verdad- Samuel miró como le daba la espalda –Aquí el único pendejo eres tu, animal, y claro que no me vuelo, lo único que has despertado en mi es asco, eres un real marrano, y para nada pretendo ser una mujer soy un gay que te puede demostrar que puedo ser mucho más hombre que tu- Rodolfo ya no quiso agregar nada la verdad estaba muy indignado y no sabía que decir, por un momento quiso pedirle que no comentara nada, más pensó rápido y se dijo así mismo sería la palabra de un piche joto contra la de él, a quien todos conocían como un verdadero galán entre las chicas, debía reconocer que Samuel también contaba con el aprecio y la admiración de todo el equipo, pero se iba de chismoso saldría perjudicado.

Desde luego que Samuel no hizo comentario alguno y trato de evitar a Rodolfo siempre que le era posible, esta actitud había descontrolado mucho a este quien por más que trataba no dejaba de pensar no sólo en el cuerpo de Samuel, también en su actitud, era totalmente diferente a todos aquellos muchachos con los que se había involucrado, Samuel era totalmente diferente, su forma de vestir y sus actitudes eran totalmente gays, no obstante había algo en él que no dejaba de que su pensamiento estuviera fijo en él, su humor empezó a cambiar primero sintió una verdadera aversión hacía Samuel a toda costa siempre encontraba en su compañero mil y un defectos, mismos que trataba de hacer notar entre el resto del equipo, los que en poco tiempo le empezaron acusar de homofóbico, tales acusaciones iban acompañadas de burlas como;  -Cuidado Fofos esto puede ser una mala señal, ¿no será que eres gay? – desde luego tales bromas provocaban que Rodolfo recurriera a los golpes más de una vez, lo que ocasiono que sus compañeros empezaron alejarse de él, esto hizo que sintiera mayor aversión por Samuel, el tiempo paso y Rodolfo paso de la aversión a un enamoramiento enfermizo en que se soñaba al lado de Samuel disfrutando de la vida como una pareja, desde luego siempre terminaba tratando de arrancar tales ideas de su mente, dejo de salir con su novia y empezó a descubrir que el ver a Samuel le producía una gran satisfacción , cuando por alguna situación tenían algún roce eso era suficiente para que sintiera que todo su ser se excitará al máximo, Rodolfo lucho por varias semanas contra este sentimiento hasta que se dio cuenta que le hacía falta para vivir, así que tomo una decisión, hablaría con Samuel lo haría en forma tranquila y sin agresiones, ya no podía seguir ocultando ese sentimiento que le había hecho cambiar totalmente, por lo que tomo la decisión y en su primera ocasión que tuvo abordó a Samuel: -Oye Samy me gustaría platicar contigo, ¿Podríamos tomarnos un café a la salida del entrenamiento?- Samuel lo vio con extrañeza –Claro no hay problema- contesto casi automáticamente.

Frente a frente en el café Rodolfo comenzó hablar –Samy antes que nada quiero pedirte una disculpa por lo que pasó en las regaderas, creo que me salió un demonio que llevaba encerrado en mi- Le miro con afecto –No hay problema Fofos todos podemos equivocarnos, yo ya me olvide de eso- Sus palabras le dieron valor para continuar –Pues bien esto no sabes el trabajo que me ha costado aceptarlo, pero creo que me he enamorado de ti-  Abrió sus ojos cual grandes eran dejando ver su azul intenso, -Fofos, eso es lo que menos podía esperarme de ti, de verdad, espero y lo que estés diciendo no sea una burla- Busco su mano sobre la mesa y la sostuvo con fuerza –No Samy, esto me está costando mucho trabajo es totalmente sincero- Con suavidad retiró su mano -Fofos, no esperaba  que me dijeras eso, lo que menos deseo es lastimarte, pero debo confesarte algo, tengo novio y lo amo mucho- A la cara morena de Rodolfo subieron los colores –Creo que he hecho el ridículo- Samuel comprendió que para su amigo había sido muy difícil tomar esa decisión, así que debía hablar con él no podía dejarlo así –fofos por favor déjame decirte algo no me interrumpas- Lo miró tiernamente y asintió con la cabeza –Has pasado por momentos realmente difíciles, pero todo esto desde luego que va a servir para tu futuro, un hombre como tu que tiene el valor de reconocer que se ha enamorado de otro chico no es algo fácil para nada, se requiere de gran valor, es un paso definitivo en tu formación para convertirte en un hombre de verdad- Sonrió incrédulo, Samuel le hizo una seña con la mano a fin de que le dejará continuar –Si Fofos, el hombre no es aquel que satisface sexualmente a una mujer, el verdadero hombre es el que afronta con valentía su realidad y no le da la espalda ni la ignora, la vive y trata de ser feliz con ella- Observo que los ojos de Rodolfo se inundaban en lágrimas, tomo sus manos con afecto –Si amigo, tal vez no te des cuenta pero está naciendo un verdadero hombre en ti, un hombre capaz de demostrar sus sentimientos, de saber llorar, de saber amar, desgraciadamente no puedo corresponder a tan noble sentimiento, me siento halagado de haber despertado en ti ese primer sentimiento de amor, te juro que voy a ser tu mejor amigo, la verdad en estos momentos de tu vida más que un novio vas a necesitar un buen amigo en quien confiar, por favor dame esa gran oportunidad de serlo, estoy seguro de que no sólo yo, también Erck mi novio se sentirá feliz de estrechar tu mano, no estás sólo cuantas con nosotros- Rodolfo estaba totalmente conmovido, sobre todo por esa propuesta de amistad sincera que le hacía y no sólo en su nombre también en el de su novio, lo hacía con tanta seguridad, que se adivinaba lo bien que se llevaban, comprendió en ese momento que Samuel no sería el amor para él, pero sabía que había ganado un gran amigo.

El aferrarse  en algo que no puede ser, sólo conlleva a sufrir inútilmente, hay que saber que para amar se requieren dos, todos tendremos esa oportunidad, sólo hay que estar abiertos al amor.

Etiquetado:

excelente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: