LA GRAN RECONCILIACIÓN


 

Mis queridos lectores permítanme contarles que la reacción de email a mis padres tuvo una respuesta inmediata,  el mismo sábado me hablo mi padre para que nos reuniéramos a comer en un restaurante el que él mismo llamo un lugar preciso para nuestras negociaciones, no pudimos el sábado así que lo dejamos para el domingo a las 15:00 hrs. Debo reconocer que tanto Kelvin como yo estábamos bastante nerviosos, sobre todo por la última vez que nos habíamos visto en su casa y que había pasado la vergüenza de mi vida ante mis queridos suegros, en fin lo importante era hacerles entender que no voy a cambiar y soy su hijo y los amo.

Durante el camino a restaurante Kelvin y yo especulábamos sobre como se darían las cosas, hasta que decidimos que todo se diera natural y nos dejáramos de querer que las cosas fueran diferentes,  en punto de las 15:00 hrs estábamos estacionando, bajamos de la camioneta y nos dirigimos a la hoster:  -Señorita, tenemos una reservación a nombre de Arturo García de Alba- de inmediato la chica nos dijo que ya nos estaban esperando en el tercer piso, le seguimos ambos muy lindos tomados de la mano, esa fue la primera duda que teníamos, decidimos ser nosotros en todo momento y no ocultar absolutamente nada de nuestra forma de comportarnos ante la gente. Al llegar al tercer piso lo primero que vi fue la mesa de mis progenitores, ambos nos vieron y se levantaron, llegamos hasta ellos y mi padre me extendió sus brazos y me abrazo, lo mismo hizo con Kelvin, mi madre ni se diga, yo me senté frente a mi señor padre y Kelvin frente a mi mamá, -Bien- dijo mi papá observándonos a los dos, -así que por fin cumplieron su sueño y se casaron, por cierto muy emotivo relato Alex, de verdad nos conmovió-  yo lo mire con una cara de estúpido seguramente, pues todo me imaginaba menos que fuera a empezar con eso nuestra conversación, Kelvin salió al quite con ese encanto tan peculiar de él, -Sólo nos faltaron ustedes, pero estaban en nuestra mente y en nuestro corazón- Volteé a mirarlo con cara de sorprendido, a ciencia cierta yo ni siquiera me acordé de ellos en ese momento, toda mi atención estuvo puesta en él, -Verdad amor- me dijo como diciéndome que quitara esa cara de imbécil y reaccionara –Si claro, siempre eme han hecho falta, pero eso me hizo ser más fuerte- recité más que dije, Mi padre sonrió, seguro descubrió la gran astucia de Kelvin, la mesera se acercó y le dimos la orden de las bebidas y mi padre pidió una botana de mariscos, (Sería en honor de nosotros) , cuando la mesera se alejo, empezó hablar –Alex debo reconocer que durante muchos años hemos vivido equivocados, tu con tu terquedad y aplomo nos has hecho ver muchas cosas, primero que jamás vas a cambiar, que nos amas cosa que nos has demostrado siempre procurando estar en contacto con tu madre, aunque debo aclarar que muchas veces se te paso la mano, como en la boda de tu hermano, claro yo no estuve de lo mejor, pero según supe fue ahí precisamente donde ustedes dos quedaron prendidos uno del otro, así que ya ven todo tiene su parte positiva, para nosotros debido a nuestra moral (Hizo unas comillas con las manos) nos hizo alejarnos de nuestro hijo menor, dejando que se abriera camino solo, debo reconocer que nos dejaste realmente sorprendidos, siempre esperé que llegaras arrepentido y tomaras lo que yo suponía era el buen camino, pero mi gran guerrero no lo hizo siguió solo y se convirtió en todo un hombre-  Yo lo miraba con una cara de sorpresa veía a mi madre sonriente y a Kelvin más que fascinado, tomando mi mano, -Mírate ahora, has logrado lo que has querido, enfrentas al ogro con valentía, pero más que valentía siento que en tu corazón hay un sincero amor para este ogro que tanto te ha lastimado-  Upa me dije no creo que me hayas lastimado, así que quise intervenir pero no me lo permitió –Déjame terminar, no creas que para un García de Alba es tan sencillo reconocer sus pendejadas- ¡Glup!, lo había contagiado, mi padre no dice groserías, así que no pude evitar reír –Si no hay otra manera de decirles, mira hijo cuando uno vive en sociedad y dependes de ella para muchas cosas no siempre se puede hacer lo que uno quiere, esa comida en la casa fue una prueba de mi falta de tino, la familia política de tu hermana es tan santurrona como lo éramos tu madre y yo, así que no quise escandalizarlos presentándote como gay, fue algo que se me ocurrió de momento debí habértelo advertido, pero bueno tu con tu gran carácter nos mandaste al diablo y nos lo merecíamos-  ¿Hey! Me dije, este no es mi padre me lo cambiaron, continuo –De verdad tu madre y yo agradecimos mucho que nos mandaras ese email, pues aunque nos hiciste favor de avisarnos lo que pretendían hacer en Europa fue algo lacónico y entiendo que tenias razón, pensabas que no nos importaba, de verdad nos hubiera gustado volar hacía allá como lo hicieron tus suegros, pero ya me conoces de orgulloso, por algo eres mi hijo, de todos modos este maldito orgullo sólo nos ha llevado a estar alejados, te admiro por haber sido tu el que siempre está dispuesto a tragárselo, por eso es que te pido que no me interrumpas hasta terminar con mi discurso que no lo preparé simplemente digo lo que siento en este momento- Yo lo miraba totalmente incrédulo, Kelvin tenía sus ojos con lagrimas yo no, estaban secos ni siquiera un pinche nudo en la garganta, lo mire para seguirle escuchando –quiero que ambos sepan que los aceptamos tal y como son sin medias tintas, el marido de tu hermana es muy cerrado pero ella te quiere mucho y claro que te acepta, al igual que tu hermano y su esposa, las familias son otra cosa y no vamos a imponernos no lo veo necesario, pero algo si haré, cuando mis hijos que son ustedes, sean invitados les advertiré que el que vaya tendrá que respetarlos como son, ¿Les parece?- No, este señor no era mi padre, hablaba demasiado razonablemente, Kelvin volvió hablar –Señor estoy seguro que eso es todo lo que deseaba Alex, sentirse apoyado por ustedes, él les ama mucho- Mi madre intervino –Criatura tu eres un ángel en todos los sentidos- Kelvin se puso como tomate, mi padre le vio –Increíble-dijo  -Que a estas alturas todavía un joven se ruborice- Mi niño ya no supo que decir, fue cuando intervine yo –Papá de verdad me has dejado muy sorprendido y entiendo todo muy bien, al parecer volvemos a ser una familia y me da mucho gusto haberles recuperado, de verdad gracias por entender, yo jamás quise condicionar nada, sólo deseo respeto para mis preferencias es todo- Me miro mu serio, la botana llego, cuando se retiró la mesera se quito los lentes y pude verme en sus ojos, el mismo color de los míos, cansados, tal vez por llorar la ausencia de un hijo o por quien sabe que chingaos, pero si cansado pero muy expresivos, los mire y debo reconocer que regresé a mi infancia recordando lo mucho que amaba que me viera con esos ojos suyos tan expresivos, -Hijo todos hemos sufrido en la vida, sólo se puede reanudar algo cuando todo lo malo realmente se entierra en el olvido, Cristo dijo que debemos perdonar de la misma manera que queremos ser perdonados, te pido perdón con toda la humildad de un viejo que quiere vivir rodeado de sus hijos y nietos los últimos años de su vida-, no aguanto más y las lagrimas salieron de sus ojos, no podía creerlo mi padre llorando y pidiendo perdón, Kelvin me soltó la mano y me hizo la seña de que me le acercara, no sólo me acerque a él lo abrace y le grite más que le dije –Ta amo padre te amo mucho y no tengo nada que perdonar, al contrario agradecer lo que hiciste de mi- mi reacción provocó lagrimas de todos, los que estábamos en la mesa, tampoco grite como histérica loca, lo raro es que lo que dije fue sincero pero mis ojos secos, no lloraba, los demás si a lagrima moco y pedo, me senté en mi lugar y mi padre al igual que los demás secaron sus lagrimas, mi madre fue la que en está ocasión le toco poner el punto cálido, -Bueno pues hay muchos brindis por hacer, ¿qué les parece si empezamos por la reconciliación total?- levantamos las copas y brindamos, mi padre volvió a tomar la palabra, -Y tu niño te vamos a pedir que aunque nos veas viejos no somos tan anticuados nuestros yernos y nueras nos hablan de tu, así que te me vas quitando eso de señor y señora- campechanamente Kelvin contestó –Por supuesto Arturo, no creo que me costará ningún trabajo- lo que a continuidad siguió fue ligero, brindis por la boda, anécdotas de cuando yo era niño, el anuncio de que mi cuñada ya estaba embarazada y mi hermana esperaba el segundo hijo, bromas mías sobre el que no tendríamos hijos y cosas similares, mis padres me solicitaron una cita con mis suegros para pedirles una disculpa y Kelvin les invitó para el próximo domingo a Cuernavaca, dispone de esa casa como si fuera suya, en fin estoy seguro que todo será diferente.

Ahora viene mi drama, salimos del restaurante y no hice más que subirme a la camioneta y empecé a llorar como una Magdalena, no podía parar, ni siquiera podía arrancar, tuvo que ser Kelvin quien manejara, no podía explicar lo que tenía ya que ni yo mismo sabía, sólo lloraba y lloraba,  los gemidos me salían del pecho en forma desaforada, Kelvin se estaciono y me abrazo, no pues estuvo peor me puse más llorón, creo que estuvimos como 15 minutos parados hasta qu eme di cuenta que estaba haciendo el peor de los ridículos, me seque las lagrimas y le dije vámonos. Mi niño creo que comprendió todo pues no preguntó nada y llegamos a la casa muy contentos;  me dijo, -anda ponte a escribir que no se pierda detalle, Ah y no dejes de contar el llanto de la camioneta-se río y me trajo la lap,

Etiquetado:

2 pensamientos en “LA GRAN RECONCILIACIÓN

  1. José Canelón noviembre 5, 2012 en 5:36 am Reply

    Mi estimado Alex intuyo que tu papá necesitaba tiempo para asimilar esa realidad de tener un hijo gay y estoy seguro que el AMOR lo sana todo, lo conquista todo. El que persevera con amor todo lo consigue. Un fuerte abrazo para ti y a Kelvin.

  2. Joel noviembre 6, 2012 en 2:48 am Reply

    Si no lo hubieras contado estaríamos huerfanos de amor… eso es para llorar por largo rato. Estoy tan conmovido que cualquier palabra me parece incapz de expresar lo que uno siente frente a ese cambio que se dio.
    Es que tu padre ha demostrado un amor extraordinario… la capacidad de reconocer cómo se equivocó, de pedir perdón, de apreciar lo que no pudo entender, de cambiar los paradigmas de su forma de ver las cosas….

    De verdad que el Amor lo puede todo. Razón tenía Jesús en decir que hay que responder al odio con el amor, a la incomprensión con la paciencia, a la intolerancia con la comprensión…

    Oye Ale, desde que te conozco me has regalado tanta emoción y tanta sabiduría que te estaré agradecido para siempre.
    Gracias pora compartir tanto así tu vida, tu lucha, tu amor….

excelente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: