PARTE DOS



En la sala del departamento de Ray, se encontraban ambos deleitándose con las viandas y el buen vino, ambos solo vestían pantalón, dejando al descubierto sus bien marcados cuerpos, estaban sentados en el mismo sillón uno frente al otro, Jonathan se levantó copa en mano: -Brindo por esta noche maravillosa en donde he encontrado un excelente amante además de un futuro socio- Ray le miro desde su asiento y levantó su copa con desgano –Creo mi querido amigo que te estás adelantando a los acontecimientos, una cogida no hace un amante y la verdad eso de ser socios, no tengo ni la menor idea de cuales son tus proyectos- Jonathan le miró desconcertado: -Por Dios querido no sólo deseaba tener sexo contigo, realmente estoy interesado en que vengas a Londres conmigo y hagamos negocios juntos- El entusiasmo de Jonathan no parecía entusiasmarle –Amigo realmente yo pensé que sólo deseabas un encuentro sexual conmigo, por eso fue que te invité a casa y te espere precisamente esperando que tuviéramos un buen sexo- le dio la espalda, realmente la forma en que se expresaba Ray le molestaba, se sentía muy atraído hacía él y no estaba dispuesto a perderle,  dándole la espalda agregó –No se realmente tu concepto de sexo, no acostumbro a tenerlo con cualquiera que aparece en mi camino- Ray parecía no inmutarse con la indignación del inglés, -conservando su postura empezó hablar pausadamente –Mira amigo yo te voy a ser totalmente sincero, no creo para nada en eso de amor a primera vista, ni tampoco en que las parejas gais vivan juntas y hasta adopten hijos, nosotros somos de otra madera muy diferente, no somos heterosexuales, así que esa cursilería no va conmigo, además jamás he creído que pueda funcionar  eso de ser amantes y tener negocios en común- Jonathan le veía con incredulidad, parecía negarse así mismo lo que estaba escuchando de aquel muchacho, le miró con cierto recelo y luego camino hacía él le tomo de l anuca y lo beso, largamente, cuando dejo de besarle dijo: -Bien pues tengamos una noche de gran sexo creo que debemos emparejarnos, Ray sonrió y comprendió que aquello significaba que ahora él debía ceder y permitir que le penetrara, sería su primera vez pero ya estaba ahí y no podía negarse , además parecía que Jonathan lo estaba retando. Le jalo y le beso con gran pasión, esta vez  se quedaron en el sillón, con gran rapidez se despojaron de los pantalones y se disfrutaron sus erecciones uno al otro mientras sus bocas continuaba unidas en un beso pasional, ambos cuerpos vibraban por la excitación, en los dos se prendió la necesidad de chupar sus miembros,  con agilidad de verdaderos expertos se acomodaron para disfrutarse, Ray gozaba del miembro en su boca olvidando que en breve su ano debería de recibirlo, por el momento todo lo que le importaba era disfrutar aquel delicioso pene y  sentir como la de su compañero disfrutaba el suyo, cuando Jonathan dejo de mamar su pene para introducir su lengua en el ano y luego acariciarlo con sus dedos los cuales introducía suavemente dentro de él, Ray se puso algo tenso, dejo de disfrutar la verga de su compañero, sabía que debía relajarse, trato de hacerlo, más cuando fue volteado boca arriba y vio el cuerpo desnudo enfrente de él dispuesto a penetrarlo cerro con fuerza los ojos y dejo que le pusiera las piernas sobre sus hombros, la verga de Jonathan empezó abrir su ano y el dolor le embargo todo su cuerpo, Jonathan notó como el pene de su amante se debilitaba, perdía erección a manera de que intentaba entrar, comprendió que aquello estaba muy lejos de disfrutarlo, por lo que se levantó y mirando a Ray dijo: -Soy un estúpido no puedo hacerlo, no te siento disfrutar, lo que menos deseo es que esta noche te quede un doloroso recuerdo, yo si disfruto de tu pene dentro de mi así que házmelo ya- Ray se desconcertó totalmente, más aun cuando sintió la boca chupando su pene para que recuperara su vigor, luego el culo de Jonathan se le ofreció colocado este en 4 patas, Ray entro en él y ambos disfrutaron al máximo.

Nuevamente los dos en la sala esta vez totalmente desnudos se veían uno a otro tratando de adivinar sus pensamientos, fue Ray el primero en hablar, -¿Por qué no me penetraste?- Jonathan lo miro expresando en su mirada un sentimiento no conocido para Ray, -No podrías entender, tu no crees en el amor, lo que uno ama no lo lastima- Ray sintió una fuerte sacudida dentro de él, -No se lo único que te puedo decir es gracias- Lo miró con gran ternura –Pobre Ray, no sabes amar, no es necesario estar enamorados para entregarse y dar todo el amor cuando tienes una relación sexual, eso es precisamente lo que te hace un buen amante- Ray contradijo –Nadie se ha quejado de que sea mal amante- Le miro, esta vez su mirada era fría –Sabes hacerlo bien, satisfaces, pero ni idea tienes de lo que es amar- Ray se levanto y lo enfrentó –No se puede amar a alguien que acabas de conocer- Jonathan se levantó también y casi le escupió las palabras en el rostro –Si, lo acabas de conocer, pero desnuda tu cuerpo ante ti y tu haces lo mismo, no seas cínico por favor, ¿crees que no vale nada el entregarse totalmente aunque sea por una vez?- Ray le miro tal y como si no hubiera entendiera lo que le estaba diciendo, – pero mañana será otro ¿y qué, volveré a enamorarme?-  -Sí claro, así dejarías de hacer el sexo y aprenderías hacer el amor- agrego Jonathan, -Amo el sexo, lo demás no me interesa- dijo Ray volviendo a sentarse y tomándose el contenido de su copa de un solo trago, -Ray, Ray tienes tanto miedo- -¿Miedo yo, de qué?- -De amar amigo de amar y de que te amen- Ray le miro con cierto descaro le tomo de la mano y le hizo sentarse a su lado, -Mi querido inglés, eres algo increíble, yo siempre supuse que ustedes eran más fríos que el polo norte, mírate todo ternura- Le tomo la mano –No te burles por favor, no lo hagas, me gustas y deseo que entre nosotros naciera algo, claro que si no sucede no importa, tampoco me voy a morir- le miro retadoramente, -La verdad de todo este asunto es que yo imaginaba sólo una aventura, no pensé que realmente me propondrías un negocio, no me gusta mezclarlos-  Jonathan le soltó la mano y empezó a vestirse, -¿Te has molestado?- Preguntó Ray, -No simplemente creo que si vamos hablar de negocios no es bueno hacerlo desnudos, así que si te interesa aunque sea un poco mi propuesta, vístete- El tono seco y autoritario de Jonathan le desconcertó totalmente, pero obedeció y comenzó a vestirse.

LA PROPUESTA

Sera el próximo capítulo de esta historia espero y les parezca interesante.

Etiquetado:

excelente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: