SEXO EN GUATEMALA


 

El haber viajado a Guatemala con un agradable equipo de trabajo compuesto de 6 hombres y 6 mujeres, todos amigables y sin deseo alguno de mantener ningún tipo de relación amorosa entre nosotros.   Gracias a esta alternativa impuesta directamente como política empresarial, en nuestros tiempos libres cada uno se dedicaba a conseguir sexo fuera de la nómina, yo traía muy presente mi relación con José y la verdad deseaba volver a tener sexo con él, recordé que tenía su teléfono y tomando en cuenta que estaríamos 15 días en Guatemala le llamé para invitarle a pasar el fin de semana conmigo, Pepe acepto gustoso y decidí tomar un depa amueblado desde el viernes para no tener que encontrarme con mis compañeros de trabajo, no porque me importara mucho que ellos me vieran con él, todos conocían mis preferencias, pero quería algo especial , sabía que teníamos muchas cosas que experimentar y hacerlo en un departamento aislado de los conocidos me parecía perfecto-

Pepe llegó el viernes por la tarde le fui a recoger a la terminal y juntos nos fuimos al departamento, cuando lo vi quise besarle y abrazarlo como lo que era, mi amante, pero en Guatemala no son nada abiertos. Por lo que esperamos hasta entrar al departamento para empezarnos a besar, Pepe me ofreció su boca ardiente, sentí su lengua entrando en mi boca y saboreé su dulce saliva, mis manos bajaron hasta sus nalgas y las apretaba con ansiedad, era algo delicioso sentir esos glúteos redondos y duros, mi verga estaba totalmente dura y la restregaba contra la de Pepe que se encontraba igual, sus manos empezaron a desabrochar mi pantalón y hábilmente me despojo de él  y comenzó acariciarme la entrepierna, su mano iba indistintamente de mis huevos a mi tronco, untándole el líquido que salía en cantidades generosas gracias a la excitación que aquel chico me provocaba, -Quiero que me la mames- le dije con voz ronca, me empujó contra el sillón individual caí sentado y de inmediato se arrodilló frente a mi y empezó a lamer mis testículos y todo mi tronco, jugando mi glande con su lengua y tratando de introducirla en mi boquita de pescado, provocando que gimiera y le reconociera como excelente mamador, con mis piernas al derredor de su cuello le obligue a que mi pene entrara hasta su garganta, -cómetela toda puto- le decía mientras follaba su boca y garganta, mis palabras parecían excitarle más y mamaba con mayor avidez, me chupo por buen rato, cuando dejó de hacerlo me levanté del sillón y le empine en él y comencé a chupar su culo, introduciendo mi lengua en él, Pepe gritaba –chupa papá chupa, es tu culo lubrícalo bien- levanté mi vista y vi en la ventana del frente a un cabrón que nos observaba excitado tocándose la verga a través de su pantalón, el hecho de que nos estuvieran viendo me excito mucho más y mame el culo con mayor placer, al parecer Pepe también noto al curioso pues lo sentí mucho más caliente, se puso más ganoso con mis mamadas, -Métemela cabrón, anda metérmela, quero sentir tu tronco dentro de mi ya, ¿Qué esperas puto? Ya metérmela- su desesperación de sentirme dentro me hizo darle unas fuertes nalgadas, él se cimbró cuando sintió el golpe, el curioso ya se había sacado la verga y se masturbaba sin perder detalle,  me puse el condón y metí mi verga en el ano de Pepe, la calentura de ambos hizo que mi penetración fuera algo violenta, -cabrón, me chingaste el culo, pero que rico dale puto, dale- debo reconocer que las palabras duras en el sexo me excitan demasiado, y el saberme observado también, así que empecé a follarme a Pepe con fuerza increíble, le jale del pelo mientras le daba con fuerza por su culo que parecía quemarme, -¿Querías verga, verdad puto? Ahora la tienes precisamente donde querías- Pepe respingo y comenzó a mover el culo en círculos –tu dame cabrón, dame mucho, dame duro- empecé a golpear sus nalgas con fuerza, mis manos se marcaban en ellas, lo tiré en la alfombra sin sacarle la verga, le puse de lado y levante su pierna y volví a darle por su culo, el trato de jalarse su pene, más no se lo permití, -nada puto te correrás por el placer que te estoy dando por el culo- Pepe volteó su cara hacía mi, -Bésame cabrón y sígueme chingando el culo- lo bese metiendo mi lengua en su boca, el me la chupo deliciosamente me gusta mucho que me hagan eso, sentí su culo apretándome mi verga estaba a punto de estallar, el lanzo chorros de semen sobre la alfombra, me quedé dándole por el culo hasta que este dejo de apretar y se relajaba, saque mi verga y me quite el condón, ágilmente puse mi verga en su cara y me vacié en ella, vi al ventanal y el curioso se masturbaba furiosamente hasta que lanzo chorros de semen sobre los vidrios de la ventana, me agache sobre la cara de Pepe y empecé a lamer mi semen y luego a besarle, el curioso seguía observando, con mi lengua plena de mi semen se la di a Pepe que la chupo ansioso,   -rico- decía mientras se saboreaba mis mecos, nos quedamos desnudos tirados sobre la alfombra, Pepe me abrazaba y descansaba su cabeza en mi pecho, yo le acariciaba su desnudez en forma suave, mis huevos y pene eran acariciados por él, lo hacía con delicadeza, ya no era el deseo del principio, ahora eran caricias de; gracias me encanto.

Etiquetado:

excelente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: