UNA VERDADERA HISTORIA DE AMOR Y SEXO


 

José era un chico realmente especial, amante del baile y el conocimiento de los demás, abierto a su sexualidad y respetuoso del pensamiento ajeno,  de preferencias sexuales pasivas,  se mantenía discreto pero sin negar su sexualidad, aceptando que era parte de él mismo y que al ocultarla sólo lograría crear entre las personas que le rodeaban un concepto equivocado de lo que era en verdad ser gay, algo que no se elije, se nace con esa preferencia, nadie quiere ser visto como un ente enfermo y depravado, José sabía que no era su caso y que con su aceptación a su naturaleza lograría poco a poco el cambiar tan falso concepto.  José era agraciado, de piel blanca y suave, cara de inocente, que resultaba algo muy atractivo, sobre todo para los activos, que veían en él un encanto de niño capaz de complacerles  en sus deseos sexuales, más lo que en realidad quería José era encontrar a una persona que no sólo le diera un buen sexo, si no que al hacerlo le diera todo el amor que cualquier ser humano merece y necesita,  por este motivo muchas veces prefería la auto complacencia que el estar con alguien que no le diera esa pasión que acompaña al amor.

José sabía que tendría que haber alguien que le amara y le hiciera sentir muy bien, así fue como una tarde de sábado mientras tomaba un café ensimismado en sus pensamientos , descubrió precisamente sentado en una mesa frente a él a un chico que le llamo terriblemente la atención, su forma de vestir le decía que era gay, ya que todo además de ser de excelente gusto estaba muy bien combinado,  accesorios de muy buen gusto, bufanda de seda y lentes oscuros de diseñador, además de que el físico del chico era bastante agradable, no se trataba de algo fuera de lo común pero era definitivo que sabía sacarle provecho a su personalidad. Sus miradas se encontraron y ambos sonrieron, José noto que no le era indiferente, no pudo apartar la mirada de él, quien varias veces le miro con cierta complacencia, de pronto el chico se levantó y fue hacía él, José sintió que su corazón se le salía del pecho, no sabía como reaccionar, pero al parecer el muchacho si y muy bien; -Hola soy Alejandro para servirte- le extendió la mano la cual tomó José y sintió el fuerte apretón, -¿Puedo sentarme?- no espero respuesta jaló la silla y se sentó cruzando sus largas piernas y observando descaradamente a José; -No me has dicho tu nombre- José le miró como si el hablar en Alejandro fuera una magia, -José, mi nombre es José- Alejandro sonrío, le parecía encantador el titubeo en su próxima conquista, -¿Sabes? Eres adorable- José le miró a través de sus espejuelos, su mirada era sincera y tierna, algo que estaba provocando en Alejandro una gran excitación, -Además niño desde que te vi me tienes con el fierro bien duro- José pestañeo, era definitivo que no se andaba con rodeos, no podía negar que él estaba precisamente igual o más excitado, sobre todo desde el momento en que se le acerco, su pene luchaba dentro del bóxer en su crecimiento , sólo le sonrió, -¿Te gustaría que fuéramos a mi casa e hiciéramos el amor?-  Era definitivo que él estaba esperando dicha proposición, sólo que no tan rápido y directo, no podía negar que le encantaba Alejandro,  lo que no entendía era esa invitación hacer el amor cuando se acababan de conocer, pensó que si él era directo también haría lo mismo -¿Cómo hablas de hacer el amor, si nos acabamos de conocer?-  La pregunta no pareció sorprenderle, al contrario le pareció divertida: -Así que usted encantadora criatura ¿No cree que se pueda hacer el amor sin conocerse realmente?, déjame explicarte; si sólo hiciera sexo me sentiría muy vacío y agotado, no se requiere el conocer a una persona para hacerle sentir el amor, sobre todo cuando ambos estamos desnudos y dispuestos a entregarnos el uno al otro, eso precisamente es lo que hace la diferencia entre los seres racionales, desgraciadamente hemos caído en una terrible insensibilidad, donde lo único que importa es la satisfacción de los sentidos, no mi niño cuando yo doy sexo doy mucho amor, me gusta que la pareja con la que estoy se sienta no usada, se sienta complementada, aunque después jamás nos volvamos a ver, pero al menos en los dos quedará el recuerdo indeleble de que fue una entrega mutua, sin egoísmos, ¿Ahora me entiendes?- Sinceramente José había entendido demasiado bien, lo único que no le cuadraba era eso de que aunque fuera la única vez, eso no quería que sucediera, él necesitaba que esa entrega de la que le había hablado se repitiera una y mil veces, sería realmente maravilloso, pero no debía hacerse demasiadas ilusiones, lo que se le estaba presentando era algo totalmente diferente, su excitación y deseo de sentir el cuerpo de Alejandro era totalmente una necesidad de saber hacer el amor sin tener un conocimiento real de la persona, así que sin pensarlo demasiado aceptó ir a su departamento.

El departamento de Alejandro era una extensión de su personalidad, la decoración era de excelente gusto, tres enormes posters de fotografías de él desnudo en blanco y negro adornaban una de las paredes, en donde se demostraba su vanidad y seguridad en si mismo, delgado y con los músculos bien marcados, no se veían sus gónadas ni los glúteos, pero eran reveladoras y excitantes, Alejandro vio con placer que José no dejaba de observarlas, le abrazo por detrás y le hizo sentir su erección en sus nalgas,  -¿Te gustan, pequeño?- afirmó con la cabeza –Ese cuerpo será tuyo encanto, podrás disfrutarlo tanto como yo disfrutaré el tuyo- las palabras salían directamente a su oído, sus glúteos disfrutaban aquella erección que suavemente se frotaba en ellas, las manos de Alejandro comenzaron a levantar la playera y acariciar suavemente su tórax, deteniéndose en tus tetillas dándoles suaves pellizcos que le hacía vibrar de placer, no pudo resistirse más y volteando le ofreció sus labios deseosos de ser besados,  Alejandro empezó acariciarlos suavemente con sus dedos, marcando el entorno de la boca de José, quien lamía los dedos que le estaban acariciando, acercaron sus boca y en roces sensuales empezaron a besarse, primero suavemente, luego sus lenguas se encontraron y fueron introducidas,  esa fue la señal para que el beso fuese totalmente apasionado, las manos de Alejandro acariciaban el trasero de José, mientras este buscaba la erección y la frotaba a través del pantalón,  poco tardó en bajar el cierre e introducir la mano para liberar el pene y acariciarlo como si se tratara de algo delicado, el tamaño era grandioso, su boca generó más saliva la cual fue aprovechada por el beso que se daban, empezaron a despojarse de la ropa con gran frenesí,  Alejandro levantó en biro a José y lo llevo a la cama en donde abrazados cayeron ambos sintiendo su desnudez y sus erecciones que frotaban una contra la otra, haciendo lo mismo con sus bocas, Con suavidad Alejandro hizo que José bajara hasta su erección para que la chupara, al mismo tiempo le tomo de el trasero y lo volteo hacía él para darle placer con su boca, José chupaba la verga con deleite y lo mismo hacía Alejandro con el culo, la saliva de ambos escurría por sus genitales y sus cuerpos vibraban de placer extremo, los pulgares de Alejandro entraron en el ano, con suavidad extrema evitando lastimar y sólo provocando gran placer, los movía primero de arriba hacía abajo, luego en círculos, los gemidos de placer empezaron a escucharse, para Alejandro no había algo más excitante que provocar el placer de su compañero, por lo que en breve lanzo gran cantidad de semen en la boca de su compañero, quien la dejo resbalar suavemente por su garganta sin sacar el pene , lo siguió chupando para evitar que perdiera su dureza,  esto provocó que el cuerpo de su amante se arqueara de placer, mientras su boca daba placer al culo, con gran pericia José se volteo y puso sus piernas al derredor del cuello de Alejandro para que esté le penetrara, los pliegues del culo de José cedieran con placer a la verga que entraba en él, la cara de ambos era de gran placer, cada centímetro que entraba parecía provocarles un éxtasis inusitado, ya que estuvo totalmente adentro comenzó a dar fuertes empellones en el culo ardiente, José sentía un gran placer los movimientos eran variados primero directos, luego en círculos, luego de arriba hacía abajo, su verga estaba totalmente tiesa y lanzaba líquido como si se estuviera corriendo, esto estimulo a Alejandro para que siguiera con sus movimientos variados hasta que sintió que el culo de José empezaba apretar con fuerza, muestra inequívoca de su próximo orgasmo, el cual salió bañando cara y abdomen de José, Alejandro saco la verga y lanzo su semen sobre el cuerpo de su amante, para luego abrazarlo y besarlo y frotarse el semen de ambos hasta quedar totalmente mojados de este. Se quedaron abrazados y dándose suaves y dulces besos por un largo rato, para luego ir juntos a la ducha, Alejandro lavo cada centímetro del cuerpo de José y él hizo lo propio, esto les provocó nuevamente, terminando José empinado recibiendo nuevamente la verga de Alejandro dentro de su culo, está vez el placer duró mucho más tiempo, hasta que amos se corrieron casi al unísono, salieron de la ducha, se secaron y al estarse besando antes de vestirse Alejandro preguntó -¿Crees sinceramente que tan sólo fue sexo?- en respuesta José le beso, definitivamente no había sido sólo sexo, había sentido la entrega total de Alejandro y por ningún momento se sintió utilizado, debía repetirse, no podía ser de una sola vez y no lo fue, en poco tiempo José pasó a ser parte de la vida de Alejandro y tuvieron muchos momentos de sexo con amor.

 

 

 

Un pensamiento en “UNA VERDADERA HISTORIA DE AMOR Y SEXO

  1. José Canelón agosto 23, 2012 en 8:49 pm Reply

    Me encanta el tema de hoy “UNA VERDADERA HISTORIA DE AMOR Y SEXO” . Muy cierto se pueden vivir muchos momentos de sexo con amor cuando ambos se entregan recíprocamente y sinceramente. Un fuerte abrazo cuate.

excelente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: