VISITA A UN VAPOR GAY


 

Era su primera vez visitando un vapor gay, desde el mismo instante en que decidió entrar sintió una fuerte emoción, en su estomago había algo así como un vacío, el corazón le latía fuertemente, su miembro viril estaba totalmente duro, un estremecimiento totalmente nuevo embargaba todo su cuerpo. Compró el boleto y subió las escaleras, al entrar a los vestidores del vapor general se encontró con varios muchachos desnudos solo tapados con una minúscula toalla que envolvían en su cintura, había algunos realmente de excelentes cuerpos, algunos demasiado delgados, dos que tres pasados de peso y uno que otro entrado en años, todo eso pudo percibir con una simple mirada mientras entregaba el boleto al bañero, un hercúleo espécimen masculino que lo recibió con una sonrisa y pidió que le siguiera  para mostrarle su vestidor. -¿Algo de tomar, masaje?- Alan contestó cortésmente pero demostrando en su voz su nerviosismo; -No gracias, después- se encerró en el vestidor y se sentó en el echadero, estaba sumamente excitado debía calmarse, su miembro seguía duro, deseoso de recibir placer bucal y anal, espero un rato antes de empezar a desnudarse, no podía calmarse así que no espero más y se despojo de sus ropas, su atlético cuerpo quedó al descubierto junto con un pene que destacaba obsceno señalando hacia arriba, se envolvió la sabana apretando su erección, salió al pasillo y fue hacía el vapor, sentía que sus piernas le temblaban, trato de mostrar naturalidad, en cuanto entro al área de regaderas varias miradas se clavaron en él, difícilmente podía pasar desapercibido,  su juventud y belleza masculina hacían que los ocupantes de las regaderas lo vieran con verdadero deseo, al sentirse observado su nerviosismo creció, en su mente sentía que todos aquellos hombres desnudos le abordarían y pelearían por obtener sus favores, entro al vapor y distinguió al fondo a un grupo de chicos follando y mamando vergas, su corazón se aceleró, su primera intención fue acercarse y ser parte de esa orgía desenfrenada, pero opto por sentarse alejado, apartando la vista de lo que le parecía algo totalmente excitante, disimuladamente miro hacía los demás ocupantes del cuarto,  descubrió que la mayoría frotaban sus vergas excitados, su pene parecía que iba a explotar, decidió quitarse la sábana y mostrar a todos su hermoso falo,  para el chico que estaba a su diestra no paso desapercibido, sin demasiado preámbulo empezó acariciarlo, Alan cerro los ojos, sólo quería sentir el placer que estaban dispuestos a proporcionarle los ahí presentes, poco tardo para que el muchacho se arrodillara frente a él y comenzará a mamar su verga como todo un profesional, otros chicos se fueron acercando acariciando sus vergas tiesas, uno de ellos levantó al mamador de las caderas y lo penetro, Alan abrió los ojos y vio la cara  del penetrador a muy pocos centímetros de él, era un moreno de facciones bastante agradables, así que dejo que le besara en el cuello y mordiera sus orejas, mientras le seguían chupando la verga, unas manos empezaron acariciar sus tetillas, el placer que sentía era demasiado grande, por lo que no tardo en soltar grandes cantidades de semen en su mamador, el cual se lo trago todo sin empacho alguno, Alan le tomo de la cabeza para que toda su verga entrara hasta su garganta, el chico parecía ahogarse pero Alan no le permitió que se la sacara, el penetrador saco la verga del ano se quito el condón y le baño la espalda al mamador con su semen , los quejidos de excitación eran muchos y variados ya que se habían formado 3 grupos de folladores, Alan quería meter su verga en un buen culo y noto que el penetrador permanecía junto a ellos acariciándole y tratando de besar su boca, retiro al mamador y se puso atrás del chico que había penetrado, se coloco un condón y le tomo del cuello y le hizo agacharse, en pocos segundos el pene de Alan estaba dando placer al culo del que minutos antes estuviera haciendo lo mismo con el mamador de Alan,  una lengua comenzó a lamer su culo, el placer que estaba sintiendo era extremo, dejo que el chico lamiera su culo a su antojo, cuando intento penetrarlo le hizo a un lado sin problema alguno, por lo que el chico volvió a lamer el culo y los testículos de Alan mientras follaba con energía el culo de el muchacho que empinado gemía de placer, fuertes gemidos de placer anunciaron el orgasmo de los 3 chicos, tal y como si se hubieran puesto de acuerdo los tres lanzaron grandes chorros de semen , en pocos segundos 4 chicos más lograban el orgasmo tras de haberse masturbado viendo el placer que esos tres se habían dado. Alan salió del vapor bastante agotado y sediento, se dio un buen baño, varios se le acercaron queriendo tocarle pero ya no se los permitió, estaba totalmente relajado y satisfecho.

Etiquetado:

excelente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: