ACEPTACIÓN Y FIDELIDAD


 

Eran principios de los 60tas cuando Xavier de tan sólo 14 años comenzó a sentir que algo había raro en él, su atracción hacia los chicos de su mismo sexo cada vez se hacía más presente en su vida, desde muy pequeño le llamaban la atención, pero ahora fantaseaba sexualmente con ellos, era algo que no podía evitar y le atormentaba sobre manera, su padre un general revolucionario bastante entrado en años, se había caracterizado por ser muy severo con sus hermanos mayores, él había sido el más pequeño de 7, su madre tenía 45 años cuando vino al mundo y su hermana mayor ya era casada y casi al mismo tiempo había dado a luz a su sobrino, entre los primeros 4 hermanos dos mujeres y dos hombres sólo había un año de diferencia, luego estaba Jaime que le llevaba 10 años más e Isabel  7 años mayor que él, por lo que se podía decir que se había criado como hijo único, pero con el fuerte problema de que su madre ya grande le había dejado su educación a su hermana Lorenza 18 años mayor, con un gran problema de auto estima,  y sobre todo una aversión enfermiza hacia el sexo masculino, esto hacía que la sexualidad de Xavier fuera ofensiva para ella, siempre le vio como un chico demasiado sexual, ya que siempre que le bañaba o cambiaba pañal su pene se ponía erecto, eso para ella era señal de un niño patológicamente enfermo de sexo,  siempre le estaba vigilando y dándole fuertes manazos  si tocaba su pene, más esto no impedía que Xavier lo siguiera haciendo, sólo que se escondía para darse placer. Su hermano Jaime soñaba con entrar de interno a la academia militar, mientras esto sucedía, veía en Xavier su diversión sádica, pues le encantaba luchar con él y hacerlo llorar para luego burlarse de que no era más que una mariquita,  Isabel definitivamente detestaba a su hermano le había venido a robar el ser la más pequeña de la casa, así que se vivía acosándole y burlándose de él por sus maneras delicadas, ambos hermanos usaban constantemente el mariquita para referirse a Xavier. Su madre parecía vivir totalmente ajena a toda esta situación, ella se concentraba en atender a su marido y dejaba todo lo demás en manos de Lorenza quien era la que hacía y deshacía en la casa.

Javier fue un niño hermoso peso 5 kilos al nacer y creció bastante, desde que entró al kínder fue el más alto de su clase, de todos sus hermanos era el único que se parecía totalmente a su madre, expresivo ojos negros de largas pestañas, ceja poblada, boca no demasiado grande y de excelente trazo, en si no se parecía a sus hermanos los cuales todos eran rubios y de ojo claro, boca bastante grande y trompudos, así que para todos Xavier era como algo que les molestaba, por ser totalmente diferente. Para su padre también resultaba molesto Xavier, su aspecto de niño bonito y su cierta feminidad le hacían rechazarlo totalmente. Este era el mundo de Xavier, un mundo de una familia que se había iniciado en 1926 con la boda de sus padres y que para 1960, mantenían sus tradiciones y tabús.

Xavier no había oído hablar para nada de homosexualidad ni nada similar, algunas pláticas aisladas de su madre sobre jotos, describiéndoles como seres despreciables y enfermos que merecían ser eliminados de la faz de la tierra, esto representaba para él una total negación a sus preferencias, agregando  lo que sucedió durante su primaria y secundaria, en donde era objeto del escarnio de sus compañeros por su forma de ser diferente a los demás, siempre insultado y humillado hasta por los mismos maestros, en si en aquellos años la mayoría de los homosexuales Vivian reprimidos y terminaban o suicidándose o casándose para no pasar por la vergüenza de ser señalados como escoria social.

Si a todo lo anterior le agregamos una excesiva religiosidad familiar, en donde diariamente se rezaba el rosario en la capilla familiar, marcando todo deseo sexual fuera del sagrado  vínculo del matrimonio como un pecado mortal, que los llevaría directo al fuego eterno, la masturbación desde luego era totalmente condenable, malos pensamientos, en fin que para merecer la gloría eterna se requería estar totalmente reprimido y amargado.

Xavier se forzó a dejar de tener esa inclinación hacía su mismo sexo, se esforzó al máximo por ser aceptado por su familia, tuvo novias y hasta se casó a muy temprana edad 19 años, sin haber conocido el sexo, no obstante que a los hombres si les era permitido el sexo con prostitutas, pero Xavier tenía pánico de no poder funcionar ante una mujer experimentada, se caso con una virgen ambos totalmente inexpertos, resultado: una noche de bodas traumatizante para ambos, él esforzándose para aparecer como un macho deseoso,  lo único que logró fue que su pareja no disfrutara de su primera vez, al igual que él no pudo hacerlo.

Tuvieron hijos 2, ambos los amaban, pero su vida sexual estuvo truncada desde el principio y aunque se esforzaron al máximo para tener un buen matrimonio, la homosexualidad de Xavier estaba latente, el deseo por su mujer nunca existió.

Xavier se esforzó bastante por hacer feliz a su esposa, desgraciadamente nunca lo logró totalmente, en ella siempre había un dejo de tristeza e insatisfacción, al igual que en él, con la diferencia de que el carácter de Xavier era muy extrovertido, aunque demasiado explosivo, debido a la represión constante de sus deseos sexuales, estricto y cariñoso con sus hijos, procurando siempre proporcionales una buena educación y fomentar a cada instante los valores, los dos chicos le respetaban mucho y le amaban por la alegría que les proporcionaba cuando convivía con ellos.

Xavier sólo terminó la preparatoria, casándose al año siguiente, nunca logró obtener ni el respeto ni la admiración de su familia, las burlas constantes hacía él jamás cesaron, hasta el grado que hubo un total alejamiento de la familia, Xavier no era una persona obvia, simplemente amaba la moda, los detalles finos y el buen gusto, todo esto provocaba la burla de sus familiares que no entendían este tipo de sensibilidad. Él nunca tuvo un consejero que le proporcionara alguna orientación  que le sirviera para lograr una vida mejor, tenía una percepción natural para orientar su vida de la mejor manera posible,  sobre todo, era increíble la facilidad para captar el conocimiento, bastaba que leyera cualquier cosa, para que se grabará en su mente y de forma natural la desarrollara como si fuera un gran experto, esto le llevo a ocupar un alto puesto ejecutivo en una trasnacional con excelente sueldo, así proporcionaba a su familia una vida cómoda, ni siquiera este don natural le sirvió para obtener el reconocimiento familiar, por el que luchaba constantemente, hasta que aceptó que jamás lo obtendría.

El carácter de Xavier simpático y abierto le abrió las puertas del éxito, a los 36 años ocupaba una dirección financiera en una gran empresa,  en donde tenía su asistente, esté fue promovido y Xavier tuvo que buscar uno nuevo, Recursos Humanos empezó hacer la selección y le mandaba sólo aquellos que presentaran el perfil requerido, la tercera entrevista que realizo le dejo gratamente complacido, era un muchacho de 31 años, no sólo guapo caía en el perfil del hermoso, blanco, pelo negro, hermosos ojos color miel, mentón delicado con un atractivo hoyuelo al estilo  Douglas, labios rojos como si los hubiera maquillado, y un cuerpo delgado pero adornado con un hermoso trasero, el cual no paso desapercibido para Xavier, la entrevista se llevo muy agradablemente, el chico de nombre Antonio, resultó ser un gran conversado, amante de la lectura, buena música y sobre todo un excelente gourmet, cualidades que encajaban de maravilla con Xavier.

Desde que Antonio fue contratado el carácter explosivo de Xavier disminuyo, era mucho más alegre en su casa y cuando hacía el amor con su esposa la figura de Antonio venía a su mente volviéndole más apasionado, no obstante su pareja no gustaba mucho de los momentos íntimos, no siquiera lograba entusiasmarse por las constante pruebas de afecto que Xavier le daba, era una mujer realmente frígida, pocas veces lograron alcanzar el éxtasis juntos. Xavier tenía un gran problema en cuanto a su eyaculación, casi nunca la lograba aunque su pene se mantenía erecto,  terminaba simulando que había eyaculado y acababa masturbándose en el baño. Sí esto representaba un defecto para su esposa, no lo era para sus amantes con las cuales trataba de encontrar una satisfacción sexual, terminando siempre en lo mismo, simulando un orgasmo no existente, pero con su ego estimulado al descubrir que era un buen amante y que a las mujeres les gustaba su forma de hacer el amor.

Antonio empezó a sentir una gran atracción por su jefe, notaba que cuando estaban juntos crecía excitantemente el bulto que se adivinaba a través del pantalón, esto le hacía dudar sobre las preferencias sexuales de él, le parecía terriblemente atractivo, derritiéndose cada vez que tenían una plática fuera de lo laboral. Al cumplir tres meses trabajando en la empresa, Xavier le invitó a que se inscribiera en el deportivo al que él asistía, ofreciéndole pagar la inscripción como una compensación por su excelente trabajo, para Antonio esto representaba la gran oportunidad de su vida, podría ver desnudo a Xavier y eso realmente valí la pena.

Empezaron a ir juntos al deportivo en cuanto este abría sus puertas al público, nadaban dos mil metros y luego pasaban al vapor, se acicalaban y se iban al trabajo. El primer día de esta rutina, ambos estaban bastante excitados por la emoción de ver sus cuerpos desnudos, se encontraban en los casilleros en amena plática desvistiéndose para ponerse los trajes de baño, Xavier parecía prolongar el momento de desnudarse pues su pene estaba totalmente tieso, en cambio Antonio se desnudo rápidamente dejando a la vista de Xavier su suculento trasero, aprovechando que Antonio estaba de espaldas poniéndose el minúsculo traje de baño, Xavier se puso el suyo, cuando Antonio se volteó ya Xavier tenía el traje puesto aunque su erección era totalmente visible, Antonio no podía quitar su vista de aquel bulto, sus manos se cerraron en puño deseosas de acariciarle, -Vamos- dijo Xavier sumamente nervioso de ver la mirada de deseo de su asistente, nadaron sus dos mil metros que se había propuesto y fueron hacía el vapor el cual estaba bastante concurrido por los deportistas que antes de ingresar a sus labores se ejercitaban, ambos entraron con el traje puesto y se sentaron a platicar, el número de gente en el vapor hizo que la excitación de ambos se calmara, esto no pasó en las regaderas en donde debido a que todas estaban ocupadas Antonio y Xavier se metieron en una, al quitarse los trajes los dos tenía una gran erección, trataron de no reparar en ellas, Antonio se puso en la entrada del cubículo con el trasero hacía Xavier, quien dos veces le roso con su pene mientras se enjabonaban, esto los tenía en total excitación, se terminaron de bañar, se pusieron las toallas a la cintura y se fueron a vestir. Este tipo de situaciones se presentó durante 5 semanas, sin que ninguno de los dos se animara acariciarse abiertamente, Xavier luchaba todo el día por no pensar en aquellos momentos, esto causo que volviera a estar muy irritable y de mal genio, tanto en su casa como en la oficina.

El crecimiento de la empresa era constante y el trabajo en la oficina de Xavier aumentaba considerablemente una vez tuvieron que quedarse a sacar varios pendientes durante la noche, sólo estaban Él y su asistente, trabajaron arduamente hasta que todo estuvo en orden, cuando terminaron Xavier se estiro en su sillón e hizo lo mismo Antonio: -Por fin todo en orden, ahora debemos coordinarnos mejor para que esto no vuelva a pasar- Antonio le miro fijamente a los ojos estaba decidido hablar con él, era probable que Xavier negara su atracción hacía él, pero de ser así renunciaría, estaba muy enamorado de él para seguir adelante con aquella farsa, -Xavier, creo que tu y yo debemos hablar con toda honestidad- Xavier noto la seriedad en el tono de su asistente, en su estomago sintió un gran vacío, quiso tomar una pose adecuada, algo en su interior le decía que Antonio le hablaría de su mutua atracción: -Dime te escucho- dijo tratando de mostrar serenidad, -Lo que pasa es que creo que ya estuvo bien de estarnos haciendo tarugos, tu me gustas y mucho, no sólo eso te amo, no puedo dejar de pensar en ti, te necesito has llegado a formar una parte importante de mi vida, pero siendo sincero no me conformo con sólo verte, requiero tocarte ser tuyo por completo, quiero ser tu pareja, ¿Entiendes eso?- Xavier estaba atónito, no sabía que responder, la declaración de Antonio le había acelerado el ritmo cardiaco, no podía negar que la esperaba, pero ahora que estaba ahí no sabía que decir, su pene comenzó a crecer, sentía un temblor interno que le impedía hablar, quería y necesitaba dejarse llevar,  se levantó y se puso frente a Antonio recargándose en el escritorio, -Creo que tienes razón, yo estoy igual que tu, pero estoy casado, no podría mantener una relación amorosa contigo, sería injusto para mi esposa y sobre todo para mis hijos- Antonio le miro y se puso frente a el pasando sus brazos sobre su cuello, -Dime con toda honestidad que no te excito, que no sientes nada cuando nos desnudamos, que no mueres como yo por besarnos y ser el uno del otro- Xavier no pudo más y le beso con todo el deseo y la pasión que le inspiraba, Antonio fue hacía el cierre de su pantalón y lo bajo introduciendo su mano y acariciando el enorme falo, en pocos minutos ambos estaban desnudos y acariciando sus cuerpos, Xavier sentía que por fin había encontrado el verdadero sentido de su sexualidad, no sólo sentía el pene erecto, todo su cuerpo era excitado por las caricias de Antonio, totalmente diferente a todo lo que antes había experimentado, cuando sintió la boca de Antonio chupando su pene comprendió que era eso precisamente lo que necesitaba para obtener un verdadero placer sexual, Antonio le ofreció su ano para que entrara en él, con su boca le había colocado un condón, el estar dentro de un hombre fue la experiencia más excitante que jamás pudo imaginar, ahora lo entendía era homosexual, no podía negarlo más, eso era todo lo que deseaba a Antonio su cuerpo su ano ardiente haciéndole sentir que por fin podía tener un orgasmo pensando no en otra persona si no precisamente en aquella que estaba penetrando, cuando llegó el éxtasis Xavier no pudo callar un grito de placer, que más que todo era un grito de triunfo.

Xavier pidió el divorcio a su esposa, le costó mucho dinero sus hijos entendieron que su padre por fin lograba ser feliz y todos tenían derecho a eso, no fue rápido para los 4 fue difícil, pero al final lo entendieron.

Actualmente Xavier y Antonio han cumplido 29 años de pareja, en donde juran que ha existido la fidelidad total, ambos se ven felices y cuentan con nietos, una nueva generación que seguramente no será homofóbica, verá todo como debe de ser con toda naturalidad.  

Anuncios

Etiquetado:

excelente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: