SALIDA DEL CLOSET


Sergio manejaba por las calles de la gran ciudad, a su lado iba un fotógrafo que miraba de reojo al reportero, jamás había trabajado con él ya que Sergio era de la sección de política, el mal talante de reportero se dejaba sentir incomodando al fotógrafo, Sergio realmente se encontraba muy molesto, el editor le había obligado a realizar una entrevista a un famoso bailarín de ballet, ¿Qué demonios tenía él que ver con un personaje así? Se lo imaginaba en mayas ostentando su perfecto cuerpo y paseando por la estancia mientras lo entrevistaba, ¿A quién chingaos le puede importar si un pinche puto es famoso o no? Sus pensamientos de indignación asomaban a su rostro haciendo que su acompañante decidiera ir con la vista fija al frente, Sergio pensaba que si había tantos reporteros su pinche jefe tenía que haberlo elegido a él, precisamente a él para esa ridícula entrevista, ¿Cómo chingaos tuvo que enfermarse la reportera que le tocaba cubrir tal pendejada?, con esos pensamientos llegaron hasta el elegante hotel, Sergio bajo del carro y le aventó las llaves al válete parking, el reportero hizo lo propio y tuvo que hablar con él:  -¿Quieres sólo fotos de la entrevista o también algunas de él?- Sergio vio al muchacho con desprecio .-Toma las que quieras yo sólo entrevistaré- El fotógrafo se encogió de hombros, Sergio fue a recepción y después hacia el elevador, Al entrar en la suite sintió que su coraje se hacía mayor, ¡Tanto lujo para enmarcar a un pinche puto bailarín! En eso estaba cuando hasta él llego un chico alto, delgado de cuerpo escultural, con unos jeans y playera que dejaba ver sus músculos abdominales y el pectoral,  la piel era blanca y se adivinaba de una gran suavidad, el pelo rizado y negro azabache, más lo que hizo que Sergio sufriera una verdadera turbación eran los ojos de aquel muchacho, enmarcados por tupidas cejas y pestañas y de una profundidad que provocaron una excitación totalmente nueva en el ánimo de Sergio, misma que creció cuando Isi estrecho su mano valiéndose de las dos de él, eso provocó que una corriente eléctrica llegara precisamente a sus genitales, lo que hizo que retirará la mano con extrema rapidez, Isi le miro a los ojos y sonrío, -¿Te parece bien aquí?- dijo señalando un lugar que estaba preparado ex profeso para la entrevista,  Sergio se acomodo en la silla que se le había señalado, estaba sudando y no dejaba de ver a Isi quien se movía como si fuera algo etéreo, cada movimiento de Isi provocaba en Sergio una gran incomodidad en su entrepierna, cuando Isi se acomodo para empezar la entrevista el rostro de Sergio estaba bañado en sudor y sumamente pálido, en cuclillas isi se puso frente a él y le tomo la mano, -¿Te siente mal?- Sergio no tenía fuerzas de retirar la mano de las suaves y acariciantes manos de Isi, el cual solicito a los ahí presentes abandonaran la sala, se levantó y ayudo a Sergio para hacerlo y casi amorosamente le condujo a la habitación donde le sentó a la orilla de la cama, tomo sus piernas y las subió para que estuviera más cómodo, fue precisamente ahí cuando descubrió la erección de Sergio, se acerco a la cabecera de la cama y se inclinó hasta estar demasiado cerca de la cara de su huésped, -¿Te gusto verdad?- Sergio lo miro espantado, eso no estaba sucediendo, quiso incorporarse pero Isi le detuvo de uno de sus hombros –No te agites, y no niegues lo evidente- al decir esto su mano se puso sobre la erección de Sergio, provocando que casi le aventara al levantarse,  -Creo que debemos dejar la entrevista para otro día- se cerro el saco y salió directamente hasta el pasillo, -¿Qué paso?- Pregunto el fotógrafo, -Nada yo no soy para entrevistar putos, vámonos- salieron del hotel y durante el camino el genio de Sergio era mayúsculo, era tan grande su incomodidad que el jefe prefirió enviarle a casa y pedirle que descansara.

En cuanto Sergio entro en su departamento aventó los zapatos y se tiro en el sillón, no podía dejar de pensar en los hermosos ojos negros de Isi, su mano en su erección, eso le provocaba que su pene se pusiera totalmente duro, sacudía su cabeza y se gritaba a él mismo –No soy puto carajo-  más la excitación continuaba y su mente no podía dejar de pensar en Isi, el bailarín hermoso de cuerpo escultural que le estaba provocando aquella tremenda excitación. Desde joven Sergio sintió atracción por el sexo masculino, pero jamás permitió que su mente aceptara que era gay, siempre tenía un pretexto para aquella fijación, me gustaría tener su cuerpo, sería excelente ser como él, pero jamás el gusto homosexual por algún chico, ahora resultaba que un bailarín le tenía sin poder dormir y sólo pensaba en aquellos ojos y la mano sobre su pene.

El amanecer llego e iluminó por completo el departamento de Sergio quien no había podido dormir, había un fuerte olor a cigarro , en la cara de Sergio se notaban los estragos de una noche sin sueño, de pronto tomo el teléfono y marcó, pidió le comunicaran a la suite de Isi, cuando este le contestó sintió un gran vació en el estomago –Bueno Isi, soy el reportero de ayer, quisiera hablar contigo si es posible pero en privado- Isi estaba seguro de que antes de irse de gira tendría noticias de Sergio, -En una hora te espero en el bar del hotel- el corazón de Sergio latía con gran fuerza –Ahí estaré, gracias- colgó el teléfono y se metió a la ducha.

En cuanto entró en el bar descubrió a Isi, no pudo dejar de reconocer que era un hermoso chico, caminó hacía él, quien le recibió con un abrazo y un cálido beso en la mejilla, invitándole a sentarse a su lado, -Bien Sergio, a tus ordenes- Sergio se aclaro la garganta: -Anoche no dormí, toda la noche te tuve en mi mente, me costó mucho tomar la decisión pero debo aceptar que me gustas, si me gustas y eso me molesta- Isi le miro con curiosidad -¿Por qué te debe molestar algo que es totalmente natural- Sergio le pareció que aquello era totalmente aberrante –No tiene nada de natural por Dios no me gusta aceptar que soy puto- Isi se acomodo en su asiento y puso su mano izquierda en su mentón, -Sergio, para empezar no te digas así, luego te agradecería que aceptaras tu condición, tal vez no sea natural para alguien que no siente como tú, pero es parte de tú naturaleza y no puedes andar negando siempre lo que para ti si es natural, para ti y para muchos que somos así- Sergio le miro directamente a los ojos –Me encantaría besarte- dijo con voz ronca, -Hazlo a mí también me gustaría que lo hicieras- su voz sonaba totalmente tranquila -¿Aquí?- Sonrió tranquilo, -claro es aquí donde se te ha antojado, la gente debe aceptar el amor entre hombres- sin decir más le tomo por la nuca y le acercó para darle un beso que se prolongó bastante, Sergio se olvido de todo y lo único importante para él era disfrutar de aquella caricia que representaba algo nuevo y excitante. Isi le invitó a su habitación, Sergio pidió un momento para ocultar su erección, después ambos subieron a la suite para darse todo aquello que había causado el desvelo de Sergio.

En cuanto entró en la suite Sergio junto con sus ropas se despojó de toda inhibición solo deseaba disfrutar de aquel muchacho lo demás ya lo analizaría después: El cuerpo desnudo de Isi era perfecto todo en su lugar y con los músculos marcados en tal forma que para Sergio más que un ser humano parecía una estatua de Miguel Ángel, cierto que Sergio también lucia un hermoso cuerpo y sobre todo su pene era una belleza, 21 ctms de carne erecta gruesa y rosada, su vello púbico era abundante a cambio del de Isi que estaba totalmente depilado y hacía ver sus 18 ctms de pene como si fuera mucho mayor, ambos parados en medio de la estancia se abrazaban y besaban restregando su desnudez una contra otra, la lengua de Sergio entraba en la boca de Isis quien la mordía suavemente sus manos acariciaban indistintamente verga y nalgas, Sergio permitía que los dedos de Isi acariciaran su ano y solo se dejaba llevar por el deseo y el placer, abrazados fueron hasta la cama, con un leve empujón Isi dejo a Sergio de bruces en la cama quedando sus piernas en el suelo, se hincó ante él y comenzó acariciar la verga y pasarla por su cara, cada vez que la pasaba por su boca su lengua lamía el hermoso glande, Sergio estaba disfrutando al máximo aquello solo pensaba que el hermoso bailarín era quien le provocaba tal placer, Isi metió el pene en su boca y comenzó a chuparlo con avidez, sintiendo como aquella enormidad ocupaba toda su cavidad bucal,  Las manos de Isi le impedía a Sergio levantarse mientras continuaba succionando el pene, luego el cuerpo de Isi subió por el de Sergio hasta que quedaron cara a cara y se comenzaron a besar, Isi colocaba la gran verga en su entrada y con ella acariciaba su ano, podía apreciar la humedad del glande y la cantidad de lubricante que estaba soltando, tomo un condón y lo puso en el pene de Sergio y luego dejo que la verga de este entrara en él provocando verdaderas compulsiones en Sergio, Isi comenzó a masturbarse y lanzó su semen bañando totalmente la cara y peco de su penetrador, mientras que él gritaba en el éxtasis total del orgasmo, Isis cayó sobre Sergio y embarro su esperma en ambos cuerpos mientras volvían a besarse, Pasaron al cuarto de baño y ahí abrazados bajo la regadera Isi preguntó -¿Ya has definido tu sexualidad?- Sergio le miro con cierto descaro y tocando la verga de Isi dijo –Necesito sabes que se siente con está dentro- Parecía que Isi esperaba eso para excitarse lo beso, le toco todo el cuerpo, lami su culo con destreza, Sergio sentía un gran placer cerro la regadera y tomando a Sergio del cuello le obligó a inclinarse y puso su pene en la entrada de su hoyo, Sergio sintió el calor de aquella verga ardiente entrando en él, el dolor se nulifico ante el gran placer que sintió con ese pedazo de carne dentro de él, Isi le dio gusto por un buen rato hasta que saco la verga de aquel hoyo caliente y se vino sobre sus nalgas, también lo hizo Sergio en el suelo, volvieron a besarse y luego ambos ya vestidos salieron al lobby a esperar al fotógrafo para hacer la entrevista.

Sergio ya no dudo más de su sexualidad y se arrepintió de no haberla aceptado antes, no hubo otro encuentro con Isi, pero gracias a él aprendió que tanto se disfrutaba de activo como de pasivo.

Anuncios

Etiquetado:

Un pensamiento en “SALIDA DEL CLOSET

  1. Charly julio 19, 2012 en 5:52 pm Reply

    Que rico todo lo que acabo de leer.

excelente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: