CON LO GAY SE NACE, NO SE HACE


En relación al título de esta participación es precisamente que yo lo viví en carne propia, les diré que nací en 1980 bajo el signo de Aries, jamás conocí a Jackson negro, para mí siempre fue blanco y con cirugía, desde que tuve uso de razón escuche del SIDA y de que era la enfermedad que había mandado el todo poderoso para exterminar a los sodomitas, el muro de Berlín era historia al igual que la guerra fría, en México gobernaba el PRI y los partidos de oposición eran simples bufones, ese era el perfil histórico de cuando nací.
Mi familia un padre bastante cerrado, una madre que obedecía a ciegas al marido y dos hermanos mayores un hombre y una mujer, 6 y 4 años mayores que yo, en casa la palabra homosexual era algo pecaminoso, aberrante y que merecía el castigo divino del SIDA, para joderme nazco en esa familia, primos y tíos por ambas partes con la misma ideología, realmente un paraíso para un gay, creo que al año de edad se me empezó a notar mis preferencias por las cosas delicadas y por jugar con mi hermana en lugar de acercarme al bruto de mi hermano que como buen heterosexual justaba de los juegos de contacto y las madrizas, desde que tuve uso de razón esto fue como a los 3 años recuerdo al mamón de mi hermano caminando como si fuera el rey del universo y siendo la adoración de mi padre; que veía en él a todo un hombrecito, en cambio yo, según me decían a cada rato, caminaba muy finito y tenía un defecto que para ellos así les parecía, para mí era un don que me había mandado el cielo para mi satisfacción, esto era que mi pene se mantenía más duro que en relax, no sólo eso, mí pene era demasiado grande para un niño de 3 años, esto provocó que fuera con médicos a muy temprana edad, para que me curaran de algo que a mi ver me encantaba, que joder de los padres de no aceptar los privilegios que nos otorga la naturaleza, el doctor recomendó que usara ropa holgada y que me bañaran con agua tibia no caliente, pero creo que entendieron muy mal, los baños fueron con agua fría y hasta dos veces al día, eso fue bueno para mi salud y el desarrollo de mis pulmones y corazón aparte de que mi piel se puso más tersa, cosa que todavía presumo, debido a que me acostumbré al agua helada.
Estando en tercer año de primaría me sucedieron cosas realmente especiales para mi sexualidad futura, para empezar desde que entré al jardín de niños fui de los más altos, eso me dio cierto liderazgo con los de abajo, no de joderlos pero si de que supieran que conmigo poco y bueno, los de años superiores siempre me buscaban camorra y zapes y empujones, hasta que me harte en el 4to. Grado y empecé a repartir madrazos y desde luego a recibirlos, el cabrón que dijo que el hombre se forma a veces de golpes sí que me dio en la madre pues así me formé yo, y para terminar de joderla llegar a casa y soportar al odioso de mi hermano que se la pasaba diciéndome niña bonita, Ah pero faltaba el dulce y encantador padre mío, que se la pasaba jodiéndome con que caminara como hombre, pedazo de animal y que me perdone el señor, pero yo caminaba como niño, ¿Qué esperaba? ¿Un caminado al estilo Roky Marciano? En fin le caía bastante mal, pero era totalmente correspondido, mi señora madre me veía como “este niño es un caso perdido” así rodeado de amor y comprensión viví mi infancia.
Les decía que en tercer grado tuve deliciosas experiencias a mis 8 años, resultó que fuimos de excursión a las estacas, cuando estábamos en los vestidores los compañeros descubrieron que mi pene no era un moco colgando si no algo tieso y mucho más grande que el de ellos, esto fue la admiración de todos los que lo pudieron observar, yo realmente me sentí bastante importante y sobre todo por los sucesos posteriores, varios chamacos morbosos como yo me buscaban y ofrecían un peso para que les enseñara mi pene descomunal, eran 5 por tocarlo, los lunes era cuando mejor me iba pues muchos gastaban su domingo en darse el gusto de tocar mi pene. Para mi mala suerte un maestro me cacho con un compañero que disfrutaba de mi erección y lógico mando llamar a mis padres, mi madre estaba indignada y delante del director me sono dos sonoras cachetadas de ida y vuelta, siempre me ha encabronado que me peguen en la cara, pero me conformé con bufar y limpiarme la sangre de la nariz con verdadera rabia, la dulce señora decidió no comentar nada a cambio de que no volviera hacerlo, bueno eso me cayo bastante mal no me hubiera gustado morir a los 8 años. Claro que aprendí tuve mayor cuidado de no ser descubierto y sobre todo que en casa no se dieran cuenta que traía más dinero del que ellos me daban, que era una mierda un peso diario.
Precisamente estando en los 8 años fue cuando mis progenitores decidieron que hiciera la primera comunión, tuve que soportar 3 meses de catecismo y un retiro de 3 días con todo y confesión, a mi corta edad entendí muy bien que un cura jamás se le debía hablar de sexo sobre todo por el hecho de que son castos, ¡Si cómo no! Por lo que a la hora de confesarme sólo le conté pendejadas como; desobedezco a mis padres y cosas de esas, el pinche cura me mandó un Rosario, por Dios, si le cuento de mis placeres sexuales me manda a un convento exiliado, mis amados padres juraban que recibiendo la hostia seguro Dios haría el milagro y me quitaría lo joto, claro morirán engañados, algo tan insípido no puede quitarte nada.
En cuarto año entró un nuevo compañero con una cara de pillo que me encantaba, desde el primer día nos caímos bien y ambos entramos al equipo de natación, desde luego desde el principio Carlos que así se llamaba mi primer amigo, descubrió mi pene y le encantó, yo en un momento de total desapego le dije que se lo regalaba que podía disponer de él cuando quisiera, recuerdo que hasta lo escribimos en una hoja que arrancó de uno de sus cuadernos, con este título de propiedad Carlos cada vez que podía se daba gusto acariciando mi pene, ya se demasiado precoz el par de putos.
Una vez un compañero del 6to grado se me acercó y me propuso el gran negocio: -Si me dejas mamarte tú pirrín te doy 50 pesos- claro que acepte por Dios era niño no pendejo, casi todos los lunes recibía una deliciosa chupada y además mis 50 pesos, esta vez nadie nos descubrió.
Para cuando llegue al 6to grado ya era yo bastante popular por mi pene y por el hecho de que se ponía en renta, tenía ya mis clientes aunque no lograba el orgasmo, ni idea tenía que eso pasaba, hasta que una vez llegue a casa y no había nadie, al menos eso pensé yo, subí a mi recámara y al pasar por la de mi hermano escuche ruidos raros, así que me asomé por el ojo de la cerradura y vi a mi hermano jalando su pene con gran fuerza y pellizcándose las tetillas, gemía y echaba su cabeza hacia atrás y todo su cuerpo se convulsionaba, mi pene estaba totalmente duro el espectáculo era candente, de pronto vi como de su verga salían chorros de algo blanco y él grito frenético, después se relajo por completo y se acariciaba el pene desde los huevos hasta la punta, noté que ya tenía muchos pelos y eso me dio un poco de asco, me fui a mi cuarto y trate de hacer lo mismo sin obtener el delicioso orgasmo.
Como ya les conté en otra historia mi primer romance serio lo tuve en segundo de secundaria con Lalo y fue magistral por culpa de ese romance fui corrido de mi casa antes de terminar la secundaria cuando tenía 14 años.
Creo que después de esta breve pero significativa historia estarán convencidos que uno nace con una naturaleza definida, puede ser que los buenos hijos, en los cuales no me cuento, por no causar una malestar a sus divinos progenitores, prefieran reprimirse y vivir una vida amargada, pero eso si muy amados y queridos de su familia, pero reprimidos o no, lo gay lo traen y ahí estará hasta que se mueran.

Anuncios

Etiquetado:

2 pensamientos en “CON LO GAY SE NACE, NO SE HACE

  1. nieto julio 4, 2012 en 3:49 am Reply

    Genial es leerte y saber que valemos x ser como somos y nuestros padres tenerno

  2. Joshua julio 4, 2012 en 5:06 pm Reply

    Tiempo sin comentar en tu blog, pero esta entrada me gusto, siempre lo he dicho y mucho me han que no siempre es así, aunque igual ni postura es la misma ellos son gays que se mantienen reprimiendo su verdadera personalidad para hacer felices a otros, cosa que no haría, no sacrificaría ni felicidad ni mi personalidad para satisfacer a alguien. Muy buena entrada, me encanto n.n

excelente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: