UN GRAN AMIGO TRAVESTÍ


En uno de mis viajes a Guadalajara, me hablaron de un lugar no gay, pero que ofrecía un excelente show travesti, debo reconocer que me gustan los shows, sobre todo porque siempre andaba solo prefería ir a lugares donde hubiera, me la pasaba mucho mejor. Así que por la noche me puse unos pantalones de mezclilla lo suficientemente apretados para que mis genitales lucieran en todo su esplendor, la camiseta de licra manga larga, entallaba excelente en mi tórax, estaba listo para una noche de juerga y ligue. Salí del hotel y tome un taxi que me llevo hasta el lugar, no era un antro de gran lujo aunque estaba en buena zona, pedí mesa de pista aunque me encajaban una botella completa y debo aclarar que no soy un gran tomador, pero me gusta ver los shows cerca, ya el lugar estaba lleno y desde luego mi vestimenta causo algo de expectativa, como siempre me valió madres me senté cruce la pierna y me decidí a disfrutar del show olvidando a la gente que me rodeaba, a la media hora empezó el espectáculo con mucha pluma y baile, luego salió un tipo increíblemente simpático , conocido por la gorda la cual me agarro de Patiño, seguro que si hubiera agarrado a otro le rompen la madre, le seguí la corriente y me divertí bastante sobre todo con los bailarines que tenían unas hermosas nalgas y eran más obvios que los que se vestían.
Al terminar el show yo me disponía a irme cuando se me acerco un señor gordo, calvo y con una cara muy amable, -¿Me puedo sentar?- soy medio patán pero jamás descortés, -Por supuesto hazme el favor- en cuanto se sentó se acercó un mesero para ver si quería algo –Tomaré de la botella de mi amigo, si no tiene inconveniente- -por supuesto asentí- el mesero se retiró. –Bien- dijo mirándome a los ojos –Creo que no tienes ni la más pinche idea de quién soy- -¿Debería saber?- se río con ganas –Te he estado jodiendo durante el show- abrí mis ojos desmesuradamente, -No mames, no te pareces en nada- Él estaba verdaderamente divertido –Si ya me di cuenta, antes que nada te pido una disculpa por la carrilla, pero estabas tan a la mano y además eres tan esquicito- eso de esquicito la verdad no me calló nada bien, tengo mucho tiempo para quitarme eso, -¿Te parezco?- el me miro analizándome –Eres guapo y desde luego eres gay- —gracias por lo primero y lo segundo estás en lo cierto- yo estaba bastante serio y mi tick en las mandíbulas se hizo más notable, -Perdón si te incomodo- -no para nada- totalmente falso, estaba muy incómodo. –Relájate amigo por favor, no pude quitar mi mirada de ti toda la noche, eres realmente encantador y me recuerdas a mi ex pareja- sacó su cartera y me enseño una foto, a mi ver si yo me parecía a ese niño todos mis esfuerzos por quitarme lo esquicito habían fallado. –Lindo de verdad, muy lindo- creo que el noto mi malestar –Desde luego no se parecen físicamente, sólo en lo jóvenes- me relaje, el hombre era realmente agradable y no merecía mi molestia. –Sabes, el murió hace un año de sida- las lagrimas aparecieron en sus ojos, yo estaba como estúpido, no sabía que decir, el hombre siguió hablando de su ex pareja de lo hermoso que era de lo dulce y todo eso que dice uno cuando está enamorado y sobre todo cuando la pareja se ha perdido por una enfermedad tal desagradable como sida. Luego hablo de su carrera había sido desde senador o diputado no lo recuerdo bien hasta actor de teatro y recibido premios en España, me tenía totalmente descontrolado, ¿Qué hacía todo un personaje en ese lugar y sentado a mi mesa?- la plática se prolongo hasta que nos dijeron que iban a cerrar Beto me dijo entonces que si quería ir a otro lugar, la verdad a estas alturas de la noche ni siquiera me pasó pensar que quisiera coger y si efectivamente me invitó a un lugar del centro que cerraban a las 7 de la mañana, ahí continuo su historia y me dijo iba hacer una película con Adal Ramones, “Puños Rosas” , no obstante la sencillez de aquel hombre yo todo lo creí era tan verosímil lo que decía, salimos de ahí y yo estaba enterado de toda su vida, yo casí no había hablado, además mi vida en comparación con la suya era aburrida y sin sentido, me acompaño al hotel y quedamos de vernos al día siguiente, jamás insinuó que quería tener algo conmigo que no fuera amistad, mucho menos yo pensaba en otra cosa, durante la semana que estuve en Guadalajara Beto fue mi acompañante y fue un gran amigo, volví a verle más no platique con él en el estreno de “Puños Rosas” me dio gusto verle en la película, la verdad no intenté saludarle había mucha gente fui a un bar que se llama los equipales y la verdad sólo me quedé un momento él estaba rodeado de gente y me pareció totalmente fuera de lugar acercarme, no se siquiera sí él me recuerde, para mí fue el único amigo que he tenido en estos años, nunca hice el menor intento para volverle a contactar, una vez estuve en uno de sus shows sentado en primera fila y no obtuve de él ni un saludo, pero el recuerdo de esa semana vive en mi cabeza y siempre he querido escribir un libro sobre un travesti, algún día lo haré y aparte de mi gran amor Kelvin se lo dedicaré a él.

Anuncios

Etiquetado:

excelente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: