RENCUENTRO CONT.


 

Bien continuando con mi experiencia del rencuentro, hablaré del momento en que nos vimos en el aeropuerto, en cuanto cruzó la puerta de salida , mi corazón parecía que se salía del pecho fuí hacia él y sin importarme la gente ni el lugar donde estábamos, lo abrace y lo bese en los labios con ternura pasión y un amor intenso sólo despegábamos los labios para decir “Te amo”  lo hemos de haber dicho unas mil veces, por fin decidimos ir al estacionamiento y lo hicimos abrazados y besando constantemente nuestros labios, realmente estabamos sumamente emocionados y nos valía madre todo lo que estaba al derredor, llegamos al carro abrí el maletero y acomodé su equipaje y nos volvimos abrazar y besar, pude sentir su excitación a través de su ropa y estoy seguro que él sintió la mía, nos costo trabajo pero por fin subimos al carro y al subir descubrió que lo había llenado de flores para él esto ocasionó que nos volviéramos abrazar -Eres un loco divino-  me dijo entre besos y abrazos, yo sólo podía repetir sin para -te amo, te amo bebe- por fin subimos al carro y nos dirigimos a casa, durante el camino cada alto nos servía para besarnos y el camino para decirnos cuantos nos amábamos.

Al llegar al edificio mi niño quería bajarse las flores del carro pero se lo impedí rotundamente, en el elevador nos seguimos besando y casi nos decidíamos amarnos ahí mismo, al entrar al departamento el gran olor a flores ya que estaba invadido de ella pareció encantar a Kelvin que con lagrimas en los ojos me volvió a repetir que era yo un loco, lo abrace y empece a despejarlo de su ropa, ansiaba volver a encontrarme con su cuerpo desnudo, con sus divinas nalgas y con todo él sin nada de ropa,  al parecer él también tenía la misma idea ya que en breve ambos quedamos totalmente desnudos y abrazados frotando nuestra desnudez una contra la otra y besando nuestras bocas, en esa forma caminamos hacía la alcoba donde en mi máxima cursilería  había llenado de pétalos de rosas rojas cama y suelo, creo que eso nos motivo a tirarnos en la cama y rodar por ella entre los pétalos de rosa, impregnando nuestros cuerpos de su delicado olor, no se en realidad cuanto tiempo estuvimos besándonos pero después ambos terminamos con nuestros penes en la boca acariciando nuestros glúteos y chupando nuestros penes, mis dedos entraban delicadamente en su culo provocando deliciosos gemidos de placer, su dulce semen salió en fuertes golpes hacía mi garganta e hizo que mi pene hiciera lo propio, ambos nos quedamos con los respectivos penes en nuestra boca aprovechando hasta la última gota, no dijimos nada la forma en que besábamos nuestros genitales lo decía todo, tuvimos un breve momento de relax y nuestros penes volvieron a estar completamente erectos, nos acomodamos para podernos besar es definitivo el besarnos es una de las máximas delicias entre nosotros, sentir su dulce saliva entrar en mi boca me hace sentirme en las puertas de la gloria, al introducir mis dedos en su dulce ano sentí un gran fuego en él y comprendí que ambos necesitavamos de que yo estuviera dentro de él, suavemente puse su adorado cuerpo boca abajo y me puse encima de él introduciendo mi miembro en su culo amado, a manera que iba introduciendolo las palabras de amor surgían de nuestras gargantas en forma de susurros, suavemente mis labios acariciaban el lóbulo de su oreja y mi lengua entraba en ella, el volteo la cara y me ofreció sus labios los cual bese con ternura y pasión, Dios cuanto amo a este niño que felicidad tan grande sentirlo totalmente mio, lime su amado culo durante un buen rato hasta que ambos tuvimos un orgasmo al unisono haciéndonos gritar -Te amo, te amo- me quede dentro de él y nos dormimos un rato, al despertar mi pene estaba erecto pero ya fuera de su adorado estuche, comencé a besarle y el amodorrado me decía -Te amo, te amo- se voltio boca arriba y nos besamos con la misma pasión que antes sus piernas se abrieron para permitir que mi pene volviera a entrar en él, esta vez entre con mucha mayor facilidad el esperma que ahí estaba servía de delicioso lubricante, lime su culito durante un buen tiempo los besos eran lo que enmarcaba hermosamente ese momento y nuestros gemidos de amor y de placer, volví a derramar mi esperma en él y pude sentir como el suyo salía todavía generosamente. dormimos un rato y al despertar estabamos listos para una nueva entrega.

Esta historia continuara

excelente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: