UNA ORGÍA INESPERADA


 

 

 

 

T37Como todas las tarde tome la decisión de salir en cacería de un delicioso culo, así que me enfunde en mis jeans, una playera que marcara mi anatomía y me dirigí hacia un centro comercial, di un vistazo rápido al lugar y no me encontré con ningún chico buscando sexo, por lo que decidí ver algunas tiendas, en un aparador vi un sombrero que me encanto y entré a comprarlo, salí de la tienda con el sombrero puesto y fui a un café que tuviera terraza para poder fumar. En la caja pedí mi bebida y con ella en mano me dirigí a una mesa de la terraza, no había terminado de sentarme cuando vi 5 chicos dirigiéndose  hacia mi, vestían bastante bien, dos eran  delgados pero bellos, había un tercero que me encanto: bajito de estatura y con una cara de pillo que le favorecía bastante, los dos restantes muy buenos cuerpos y demasiado descarados. -Hola- dijeron al llegar y empezar a jalar sillas para acomodarse al derredor de la mesa, yo tenía cara de What ante tanta displicencia, -¿Le conozco?- pregunté los 5 se rieron y empezaron a presentarse, ya para esos momentos había caído que lo que deseaban era un ligue multitudinario, -Mucho gusto cabrones, ¿Qué, me quieren echar montón? los 5 se rieron y el que parecía de mayor edad comentó: -Es que carajo te veníamos siguiendo y tu ni caso- le mire directamente a los ojos a través de mis lentes que no son lo demasiado oscuros como para no saber hacia donde estoy mirando,- normalmente ligo de uno por uno- -¿ te dan miedo los grupos?- solté una carcajada haciéndome hacia atrás, -Por Dios amo las orgías y creo tener la fuerza suficiente para satisfacer sus 5 culos ardientes- el pequeño de cara graciosa me miro y con una deliciosa sonrisa dijo, -Eso me encantaría verlo- lo vi retadoramente -si tienen lugar ya la hicimos- les dije a los 5, El de mayor edad dijo: -Claro está mi estudio muy cerca de aquí, ¿Traes carro?- no- conteste mintiendo, -Ni pedo nos iremos en metro es una sola estación- me levante y dije: -Bueno cabrones a coger entonces- todos rieron y nos fuimos hacia la estación del metro, cuando entramos estaba bastante apretado el vagón el chaparro fue quien me quedo más cerca y ni tardo ni perezoso le empecé a embarrar mi verga que en cuanto sintió sus nalgas empezó a crecer, desgraciadamente el gusto duró poco pues llegamos rápido, nos bajamos y todos bromearon ante mi evidente erección, la transeúntes algunos pasaban sin hacer el menor caso otros veía el bulto de mi entre pierna eso me excito aun más. entre bromas y chacoteo caminamos unas 3 cuadras para llegar a un edificio y subir hasta los cuartos de servicio donde se encontraba el famoso estudio. Sólo tenía una cama individual, una tele, vídeo y un equipo de sonido; el dueño del lugar puso una película porno y  yo me iba acomodar para disfrutarla cuando dos de ellos empezaron a desabrochar mi pantalón y a quitármelo dejando mi verga al aire la cual empezaron a lamer los dos con cierta avidez, el chaparro se comenzó a desnudar y descubrí que estaba bastante rico tanto de nalgas como de verga, el fue el encargado de desnudar a sus compañeros, ya todos desnudos se centraron en mi cuerpo dos lamían mis genitales otro mi culo y otros dos mis tetillas, de seguir así el orgasmo sería rápido por lo que les dije: -hey putos quiero culo ¿Quién será el primero?- yo deseaba que fuera el chaparro, pero le toco al más flaco que se empinó ante mi y poniéndome un condón me ofreció su culo lampiño y rosado el cual penetré de un solo golpe, el cabrón respingo pero uno de sus compañeros le dijo -Querías verga puto ahora te guanteas- y se aguanto le puse a mamar una de las vergas de sus compañeros y  el chaparro se empino para recibir la verga de uno se sus amigos mientras le chupaba a otro, al momento de sentir que me iba a vaciar pensé en otra cosa y después aparenté un delicioso orgasmo hinchando mi verga dentro del culo del flaco el cual gimió de placer, saque mi verga y me quité el condón rápidamente y lo tiré entre mis ropas, le dí al chaparro mi verga para que la chupara y mi líquidos prostáticos sirvieron para confundirle y pensar que estaba mamando una verga recién vaciada, cuando la tuve dura nuevamente quite al que se estaba cogiendo al chaparro y le introduje mi verga dándole una deliciosa limada que lo hacía ladrar de placer, repetí el truco de no vaciarme y así fui dándoles verga a todos, al último me vine en la cara de dos de ellos derramando cantidades exageradas de semen, los otros 3 se acercaron para recibir algo de aquel líquido caliente, sentí como las bocas de todos trataban de captar algunas gotas de mi semen y chupaban mi verga pasándola de boca en boca y provocando que me arqueara de placer, pude deshacerme de ellos,  tome mi ropa llevándome mi secreto, o sea los condones vacíos, entre al baño me di una ducha y salí ya vestido, los chicos estaban tirados en la cama  ya con sus vergas flácidas, los miré complacido, el chaparro al verme vestido dijo -¿ya te vas? ¿Nos veremos luego? me reí -No papá jamás repito- me salí y me fui al centro comercial por mi carro

excelente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: